sábado, 22 de abril de 2017

VIA VERDE-ARROYO DEL HIGUERÓN-CERRO DEL SOL-CHAPARRO DE LA VEGA (CORIPE) (16 ABR 2017)

Sendero circular por los montes cercanos a Coripe que culmina con una visita al Chaparro de la Vega, una encina de la variedad Quercus ilex subs. ballota, con más de doscientos años de antigüedad, unos trece metros de altura y sobre los treinta metros de diámetro de copa, y declarada monumento natural.
Árbol estrechamente vinculado a la historia coripeña y dónde bajo sus sombras se desarrollan algunos eventos de antigua raigambre, entre los que destaca la Romería de la Virgen de Fátima.

Tiempo: 5 horas 36 minutos.
Distancia: 11,71 kilómetros.
Dificultad: Moderado-fácil.
Dejamos el coche en: 36º58.077'N - 5º26.363'W

Podéis descargaros el track clicando en la siguiente imagen:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=17343088

Dejamos el coche en una pequeña área de descanso existente en la calle Juan Jiménez El Monago, a la entrada de Coripe.

Siguiendo la citada calle y pasados la plaza del pueblo de igual nombre, giraremos a la derecha en busca del conocido como Carril Lobato.

El Carril Lobato es una antigua vía agropecuaria por la que bajaremos en busca del río Guadalporcún, el cual tendremos que cruzar.

En este tramo encontraremos varias intersecciones de las que nos olvidaremos, tomando siempre la de sentido descendente.

A lo lejos vemos el Cerro El Mojón (563 mts), inconfundible por su torre de vigilancia forestal y por cuyas laderas deberemos pasar en algo más de una hora. También tenemos vistas al Valle del Guadalporcún y Cerros del Sol y de Gonzalo, así como del monte público El Jerre (visitado en abril de 2017).

Seguimos descendiendo en busca del cauce del río, sin dudas este carril es la parte más fea e incómoda del recorrido.


Paramos un momento para dar una visual al entorno y vemos el Cerro del Castillo (489 mts) y que será uno de los denominadores comunes del sendero. Se llama así por haber albergado un castillo del que conocemos de su existencia por su inscripción fundacional en la cora de Mauror, topónimo adaptado al castellano como Morón y procedente del latín Mauror(um). Según este documento se sabe que se acabó de construir a comienzos de la primavera del año 943 al mando de Ibrahim, un eunuco, liberto y agente del califa Abderramán III, que debe de ser el gobernador bereber Ibrahim ibn Sajra al-Awdi al-Burnusi.
En el escudo de Coripe figura el dibujo de ese peñón como lugar emblemático de la zona dando cuentas de la importancia que tuvo para la población.

Ya cercanos al cauce del Guadalporcún nos encontramos con esta valla. WP CANCELA.

Pronto llegamos al cauce. Debido al volumen de agua y la falta de un paso "seco" nos vemos en la disyuntiva de descalzarnos y mojarnos los pies o pasar pisando algunas piedras sumergidas con el riesgo de mojarnos más de la cuenta. Ambas soluciones son usadas. WP VADEO7.

Tras un breve trecho conectados con la Vía Verde de la Sierra.

La Vía Verde de la Sierra, una antigua infraestructura ferroviaria por cuyo trazado nunca pasó tren alguno, discurre durante 36 Km al pie de las sierras más meridionales de la península ibérica, entre los pueblos gaditanos de Puerto Serrano y Olvera.
Esta excepcional ruta, que sigue paralela a las orillas de numerosos ríos, pasa por lugares tan espectaculares como el peñón de Zaframagón, una de las reservas de buitres más pobladas de Europa y dispone de treinta túneles, cuatro viaductos y cinco estaciones.
Nosotros pasaremos por uno de los túneles, se trata del Túnel del Atajo, con 169 metros de longitud. WP TUNEL4.

Por ella caminaremos sobre un kilómetro para desviarnos a la derecha, aproximadamente a la altura del Arroyo del Higuerón. WP CANCELA.

El paisaje cambia drásticamente y esto empieza a ser bonito de verdad, durante un buen rato caminaremos casi paralelos al arroyo del Higuerón que llevaremos por nuestra parte baja.

A la altura del Pozo del Higuerón haremos un cambio de 90 grados a nuestra derecha y empezaremos una entretenida subida que nos irá permitiendo tener buenas panorámicas de toda la sierra de Coripe desde auténticos miradores naturales.

Desde uno de estos miradores naturales podremos ver una bonita toma de la Vega de Zamarra. WP MIRADOR 27.

Poco antes de incorporarnos a una nueva pista forestal, nos desviamos unos metros para asomarnos a un nuevo mirador. Desde allí tenemos unas vistas privilegiadas del Peñón de Zaframagón, el Peñón de Algámitas (1121 mts) y la mayor altura de Sevilla, el Pico del Terril (1129 mts) en la Sierra del Tablón, y por delante de ella, la Sierra de las Harinas. WP MIRADOR 31.

Y nuevamente el Cerro del Sol, pero esta vez por su vertiende Este, lugar dónde se encuentra el nombre de Coripe en grandes letras con piedras blanqueadas.

Y mirando hacia el Sur, nuevamente el Cerro El Mojón (563 mts) y su torre de vigilancia, aunque ahora más cerca. WP MIRADOR 35.

Hacia abajo, un armónico olivar en perfecta alineación.

Nuevamente el camino se bifurca, nosotros estamos cerrando el circular hacia la derecha, así que nuevo giro a la derecha. WP DESVIO DCHA. Nos vamos aproximando a la ladera del Cerro El Mojón.

Y nuevas y espectaculares vistas del Peñón de Zaframagón. WP MIRADOR 43.


Y parte de la campiña sevillano/gaditana.

Y gaditano/malagueña.

Nos alejamos del Cerro el Mojón.

Parte de la Sierra de Líjar (visitada en enero de 2014 y marzo de 2016) y los cortados conocidos como Tajo de las Palomas. Foto desde el Cerro del Sol (531 mts).

Y a poniente, el sempiterno Cerro del Castillo y Sierra de Montellano. A abajo derecha, el Viaducto de Coripe, por dónde deberemos pasar no dentro de mucho.

Estamos terminando de rodear el Cerro del Sol y nos encontramos con dos caminos que van directamente al Cortijo del Cañajazo (da igual el que pillemos).

El cortijo está en perfectas condiciones aunque no vemos a nadie, no me gusta acercarme demasiado a propiedades habitadas y aunque en este caso no nos hemos saltado nada, tengo la impresión de estar metiéndome en terrenos dónde no debería, pero ya es tarde. Rodeamos el cortijo y buscamos una salida. WP CORTIJO CAÑAJAZO.

No sin antes ver la residencia de "Gaspá", aunque la basura existente en su interior hace pensar que no se utiliza desde hace mucho.

Por dónde deberíamos continuar está cortado por una alambrada, buscamos algún lugar por dónde poder soltearla y tras esa chumbera, lo encontramos, una gran piedra a modo de escalón facilita el paso. WP PASO ALAMBRADA.

Ya podemos continuar, durante unos metros tenemos que caminar por la carretera, mucho cuidado.

Si no se tiene interés en ver el cortijo, lo mejor sería sobrepasar la alambrada por una angarilla existente un poco antes de la bifurcación citada. El lugar es dónde lo marco con una X en rojo, haremos algunos metros más por asfalto pero tal vez mejor.
Ya en casa y viendo esta imagen del Earth intuyo otra vía para evitar el asfalto, aunque no sé si cerca de la carretera continuará la dichosa alambrada.

Rápidamente encontramos el camino que nos permitirá salir de la carretera. WP SALIDA.

Sobrepasamos una nueva angarilla y nos dirigimos a la Pasada del Algarrobo. WP ANGARILLA67.

Este tramo es todo cuesta abajo y sin dificultad.

Nos encontramos un nuevo pozo, se trata del Pozo de la Paloma.

A lo lejos ya visualizamos el Área Recreativa del Chaparro de la Vega y a su derecha, la Ermita de Fátima.

También vemos una pequeña acumulación de agua, se trata de la Pantaneta de la Vega.

Rápidamente llegamos al Chaparro de la Vega, actor principal de este sendero.

Bajo sus sombras se desarrollan algunos de los eventos tradicionales de Coripe, entre los que destaca la Romería de la Virgen de Fátima, dónde los coripeños con gran devoción en la localidad, celebran con una animosa y concurrida romería dentro  del entorno natural del Chaparro, con gran derroche de simpatía y nutrida participación de caballistas y carrozas ataviadas para la ocasión.

Desde lejos no parece tan grande, pero lo es.



Antes de abandonar el área recreariva nos acercamos a la Ermita de Nuestra Señora de la Virgen de Fátima.

Dónde aprechamos para un momento de recogimiento y seguir dando las gracias porque nuestras piernas nos sigan llevando por emocionantes senderos.

Seguimos en busca del Viaducto de Coripe, nuestra siguiente referencia.

Desde aquí podemos ver, nuevamente, el Cerro del Castillo, pero esta vez desde su ladera Norte. Y se comprende porqué lo construyeron allí, por esta zona el castillo resultaría inexpugnable.

El Viaducto de Coripe tiene una longitud de 237 metros y permite el paso sobre el río Guadalporcún.

Nuestro espíritu curioso nos hace adentrarnos entre zarzas y matorral de ribera para acercarnos a sus orillas. Acostumbrados al mal color del Guadalete, este río afluente del mismo, tiene unas aguas totalmente cristalinas y su discurrir pausado invitan a un baño que a estas horas del día, nos sabría a gloria, pero otro día será.

Justo terminar el viaducto nos encontramos dos alternativas, la primera sería continuar por el camino y tras una cómoda subida, llegar a un mirador justo al margen de la carretera (flechas rojas), o pillar por una antigua ruta que también conecta con la carretera pero unos metros antes, es más incómoda pero nos permitirá tener mejor ángulo del Valle del Guadalporcún, AR del Chaparro de la Vega y alrededores, está marcado con la flecha negra, y como no podía ser de otra manera, pillamos por aquí.

Y las vistas no defraudan, allí al frente tenemos la estación de Coripe.
Hacemos una nueva parada para pillar aire y miramos abajo, el viaducto ya nos parece lejano.

Conectamos con la carretera A-8126. WP CARRETERA.

Y un poco más adelante, el mirador al que llega directamente la opción "flecha roja". WP MIRADOR111.

En la lejanía, todo el Valle del Guadalporcún, el Chaparro se nos antoja lejano, y la torre de vigilancia del Cerro El Mojón, muchísimo más y sin embargo, no hace mucho rato estábamos allí.

Tras un pequeño tramo de asfalto, nos incorporamos al Corredor Verde y llegamos al punto de salida, no sin antes sufrir el malor olor que desprenden las aguas fecales que lleva el Arroyo del Huerto, aunque mejor podría llamarse "Arroyo del Muerto", lo que unido al calor pegajoso del momento, hacen que pasemos por allí como almas que persigue el diablo.

Al llegar al coche escuchamos barullo y música y los curiosos al "ataquerrrrrrrrrrrrrr", el pueblo se encuentra reunido en la Plaza "Juan Jiménez El Monago", que aunque desierta esta mañana, ahora está llena de gente, chiringuitos y música variada, hoy es Domingo de Resurrección y el pueblo lo celebra por todo lo alto, así que nos sacrificamos y nos clavamos unas cervecitas que nos saben a gloria y nos ayudan a una rehidratación adecuada.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

2 comentarios:

  1. Muy interesante el recorrido, resultando una ruta bonita, enhorabuena, saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Carlos, gracias por tu visita, me alegra que te guste. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.