domingo, 19 de enero de 2014

SUBIDA AL MOGOTE (PICO DE LÍJAR) POR LOS NACIMIENTOS - 1 DIC 2013

La Sierra de Líjar es una elevación caliza existente entre las localidades de Algodonales y Olvera, cuyo punto más alto es el Pico de Líjar, también conocido como Mogote, y que tiene su vértice geodésico a 1051 mts, de altura. Existen varios senderos que suben al mismo, nosotros haremos el que comienza en el Área Recreativa de "Los Nacimientos". Es un sendero de dificultad media baja, sólo dificultado por algunos repechos. Desde Cádiz llegaremos por la A-384 y saldremos buscando la CA-9101.
Dejamos el coche en: 36º55.492'N y 5º21.681'W.
Distancia: 13,9 kms.
Tiempo: 6 horas 31 minutos.

Puedes descargarte el track clicando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5720660

Hoy nos patearemos casi completita esa sierra. La zona de las pistas de parapente quedan a la izquierda fuera de imagen.

El inicio está marcado por esta cancela, la cual debemos atravesar. El día está fresco así que mejor ir bien pertrechados, algunas prendas empezarán a sobrarnos pronto, pero conforme nos acerquemos a la planicie volveremos a rescatarlas, ya que por lo desprotegido del lugar el viento y la sensación térmica baja, se dejará notar.

Sin tiempo a calentar entramos de lleno en la llamada Senda de la Fuentecilla, por la que iremos subiendo a través de la garganta del arroyo Los Nacimientos, los lugareños llaman a esta garganta el Canalizo o Canalón de Líjar.


Desde un primer momento iremos viendo las primeras buitreras en la pared opuesta a la que vamos.

Los primeros kilómetros y a pesar de la protección que supone progresar por la garganta son más que frescos, con una vegetación muy abundante, lentiscos, acebuches, algarrobos y un sinfin de especies más nos deleitarán sobremanera, cabe destacar los numerosísimos madroños que en estas fechas están cuajados de deliciosos frutos.

Nuevas y soleadas buitreras.

Una mirada atrás nos muestra lo cerrado del Canalón y el marcado sendero que seguimos.

A nuestra izquierda un abrevadero nos indicará que llevamos buen camino,(aunque ciertamente es difícil despistarse), se trata de un par de bañeras preparadas al efecto, más pequeñas de lo que aparentan en la foto por lo que pueden pasar desapercibidas si no vamos atentos para encontrarlas.

Otra mirada a nuestra izquierda y veremos el Cerro de la Cruz en su punto más elevado. El barranco de las Víboras se muestra en todo su esplendor. Esta sierra debe ser un nido de "víboras" de categoría, ya que ese apellido es dado a varios de los lugares que visitaremos, además del barranco está el Mirador de las Víboras, la Casa de las Víboras, las Cabrerizas de las Víboras o la Fuente de las Víboras. Supongo que con estos fríos están todas dormidas, ya que a pesar de ir atentos en los lugares soleados, no conseguimos ver ni una.

Sobre los seiscientos metros de altura nos encontramos con una piedra singular, con forma de perro, para nosotros y desde ya la citaremos como la Piedra del Perro, desde su cabeza y como improvisado mirador empezaremos a tener las mejores vistas "largas".




A pesar de la inexistencia real de peligro algunas de las cornisas se tornan interesantes.


Otra de las piedras curiosas es esta con forma de una pieza de ajedrez, la reina. Pues con la Piedra de la Reina se queda.

Un poco de zoom.

¡Al rico madroño, oiga!

Nos aproximamos al Mirador de las Víboras, esta zona con el quitamiedos lo confirma.

Allí lo tenemos, el Mirador de las Víboras a 754 metros de altura.


A la izquierda tenemos el Barranco de las Víboras.

También podemos ver el Peñón de Zaframagón, Sierras de San Pablo y Morón, Sierra de Algámitas, el Pico del Terril en la Sierra del Tablón (Sevilla), la Sierra de Las Harinas, Pruna y Olvera.

Se acaba el tránsito por el Canalón, sin previo aviso accedemos a una pista forestal, la salida hay que controlarla bien porque será fácil pasarla de largo al regreso. El suelo de cemento nos servirá de gran ayuda.

Este aburrido camino nos llevará directamente a la Casa de las Víboras, por cierto ¿Dije que no vimos ni una? Aunque por aquí el tráfico de coches está prohibido las rodadas en el suelo indican lo contrario.

La Casa de las Víboras situada a 875 metros de altura está actualmente desocupada aunque eventualmente sirve de cobijo a los retenes de las brigadas contraincendios en caso necesario. Nos tomanos un descanso ya que un par de repechos ya pasados nos dejan casi sin aire.

Junto a ella, las Cabrerizas de las Víboras (como no podía ser de otra forma) nos dan paso a una nueva pista. Tenemos dos opciones, si pillamos por la derecha que es el camino más largo para llegar a la cumbre pasaremos primero por el Tajo de Las Palomas, cuyas vistas no podemos perdernos, sería un lugar ideal para un mirador, lo mismo existe pero nosotros no lo vimos. Si tiramos por la izquierda iremos directamente al pico del Mogote. Nos da igual ya que haremos un circuito circular pero optamos por salir a la derecha. Lo primero que vemos es un lugar preparado para el descanso, ese mini dolmen/mesa lo indica.

Del 15 de diciembre al 15 de abril este tramo está prohibido. El cartel lo encontramos indicando en el sentido inverso al que llevamos, lo que indica que a alguien se le olvidó algún otro cartel más abajo que indicase lo mismo. Nos da igual porque hoy día 1 de diciembre está todo abierto.

También está indicado cual sería la alternativa, que por cierto también es un tramo interesante ya que desciende a Los Nacimientos por la vertiente contraria a la que hemos subido. Tomamos nota para un futuro.

Por el camino nos encontramos esta balsa de agua dispuesta para el suministro de agua a los medios contraincendios que pudieran necesitarlo.

Sin darnos cuenta ya estamos en el Tajo de las Palomas a 1027 metros de altura, nada lo indica pero si no nos salimos a la derecha de la pista ni nos enteraremos. A estas alturas el viento empieza a ser algo molesto, sin árboles que nos proteja el pelete se hace notar.

Impresiona asomarse al filo y mirar hacia abajo.


Volvemos a la pista y tras una pequeña bajada confluimos con el camino que viene de La Muela y que es el usado por los aficionados al parapente y ala delta para subir hacia las pistas. Aquí si pueden transitar los coches así que hay que andar (nunca mejor dicho) con cuidado.

El viento sopla con toda la mala intención del mundo, el fresquito es notable. Ya estamos llegando, esta torre de vigilancia forestal nos marca el lugar del vértice geodésico.

Prueba superada, el Pico de Líjar o Mogote a 1051 metros de altura está coronado.

Ya sólo nos queda dirigirnos al Mirador de la Pista de Levante y disfrutar del momento.

Zona de despegue.

Haciendo una inspección visual del lugar, desde luego si falla el parapente la leche será grande. Desde aquí hasta abajo son un montón de cientos de metros.

Incluso en la distancia el Torreón con sus 1654 metros de altura se muestra majestuoso. Este pico es el mayor de la provincia de Cádiz y uno de los objetivos marcados para esta temporada.

Una mirada en otras direcciones.

Desde aquí se distinguen las tres alturas máximas de Sierra Nevada, el Mulhacen con 3480 metros es el pico más alto de la España peninsular, el Veleta con 3393 metros es la tercera altura y el Alcazaba con sus 3371 metros ocupa el quinto lugar.


 Con la satisfacción de un gran día procedemos al regreso.

Allá abajo la Casa de las Víboras escoltada por el Peñón de Zaframagón nos espera para el tan merecido avituallamiento.

Alli dónde haya un camino, allí dónde haya una senda, allí dónde haya una cumbre, allí dónde haya una flor silvestre sobreviviendo entre piedras, allí podremos estar, búscanos. Nos vemos en las montañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.