martes, 30 de mayo de 2017

RIO CEREZUELO-CASTILLO SALVATIERRA-MONTESIÓN-CASTILLO DE LA YEDRA-IGLESIA SANTA MARÍA (CAZORLA-JAEN) 6 MAY 2017

Sendero circular que saliendo desde Cazorla, nos llevará subiendo paralelos al cauce del río Cerezuelo hasta su nacimiento, a la Fuente de Nacelrío, y posteriormente hacia el Mirador de Ríogazas y Castillo de las 5 Esquinas, para continuar en busca del Monasterio de Montesión, para volver a Cazorla a través del Camino de Herradura de Cazorla a San Isicio, finalizando en el Castillo de la Yedra e Iglesia de Santa María.

Como actividad complementaria y fuera de track, visitaremos la Bóveda de la Iglesia de Santa María, aunque más que bóveda, se trata de un túnel por dónde se canaliza el río Cerezuelo a su paso bajo la iglesia y el Castillo de la Yedra.

Tiempo: 6 horas 17 minutos.
Distancia: 12,23 kilómetros.
Dificultad: Moderada.
Dejamos el coche en: 37°54.543'N - 3°0.010'W

Podéis descargaros el track clicando en la siguiente imagen:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=17956601

El coche se queda en unos aparcamientos existentes en la Plaza Balcón Pintor Zabaleta, justo en el inicio del sendero.

Aproximadamente los cuatro primeros kilómetros son comunes con la ruta que sube al Gilillo, que con sus 1.848 metros es la mayor altura de la Sierra de Cazorla.

El Cerezuelo está canalizado a su paso por Cazorla y a pesar de llevar poca agua, ya nos ofrece una bella estampa.

Pocas veces podemos ver balizas con todos los colores posibles. Está marcando un tramo del GR-247 "Bosques del Sur", que con sus 478 kms señalizados, es la mayor ruta de toda España, se estructura en 21 etapas y 11 derivaciones.

Rápidamente entraremos en una fresca vereda y el rumor del agua nos irá conduciendo por un camino que no tiene pérdidas, entramos en una estrecha garganta  que forma un bosque galería que nos dará la impresión de estar perdidos por la selva, sensación que perderemos cada vez que por algún claro, se vislumbre alguna edificación.

El río Cerezuelo, también conocido como río Cazorla es afluente del Guadalquivir y discurre completamente por la provincia de Jaén. Nace en el paraje conocido como "Nacelrío", al que pronto llegaremos y a mitad de su curso confluye con el río Cañamares, recibiendo a partir de ese lugar el nombre de Río de la Vega de Cazorla.

Desde un claro vemos una imagen del Castillo de la Yedra, que será uno de los últimos hitos del trayecto.

Tiene una longitud de 9,7 kms (hasta su confluencia con el Cañamares), y otros 14,5 kms más, hasta la desembocadura en el Guadalquivir.

A pesar de su poco caudal, pequeños saltos de agua nos darán muchos motivos de fotografía.


Tendremos que atravesar cinco puentes que nos irán llevando de una orilla a otra, buscando el mejor camino.


Una mirada atrás nos permite ver la estrecha y tupida garganta por la que vamos subiendo.

En los lugares dónde pueden existir dificultades nos encontraremos con unos barandales protectores que dan un plus de seguridad, aunque verdaderamente, no existe riesgo ninguno, salvo el proveniente de algún resbalón o traspiés.

En años propicios por aquí caen cuatro brazos de agua de extrema belleza.

Llegamos a la Fábrica de Nacelrío, hoy día convertida en alojamiento rural. WP FÁBRICA NACELRIO.


Hemos salido de la cerrada garganta y llegamos a una vereda, rodeados de pinos de repoblación, a lo lejos podemos ver una de nuestras metas volantes, el Castillo de las 5 Esquinas en el Cerro de Salvatierra.

Al otro lado del monte, la Ermita de San Sebastián. Junto con el posible humilladero de  la Ermita del Ángel, es la más antigua muestra de la arquitectura religiosa dedicada a santos a través de ermitas. Está datada en el s.XV y a pesar de estar abandonada, todavía en su interior se observan los restos de su altar retablo.

La pendiente se ha agudizado, lo que nos permite en poco tiempo, tener una nueva vista de la ermita, ya por debajo de nuestro nivel, y a la izquierda, Cazorla y el Castillo de la Yedra.


Caminamos por el carril de los Miradores y llegamos a la Fuente de Nacelrío. Aunque el nacimiento verdadero del Cerezuelo está un poco más arriba. WP FUENTE NACELRIO.

Otra visual nos permite ver claramente como continuamos en ascenso, la ermita ya se queda allí abajo.

En cambio, el Castillo de las 5 Esquinas, aunque ya a casi nuestro nivel, sigue estando igual de lejos.

Nos encontramos un puente de piedra, se trata del Puente de la Hoz, que nos permite cruzar el arroyo del mismo nombre. WP PUENTE HOZ.

Y junto a él, la Fuente de la Hoz, como no podía ser de otra forma. WP FUENTE HOZ.

Hemos llegado al área recreativa de Riogazas, dónde encontramos un magnífico mirador.

Al fondo izquierda podemos ver Cazorla, más a la izquierda aún y fuera de toma, el Castillo de las 5 Esquinas, al centro la Ermita de la Virgen de la Cabeza, y a la derecha arriba, la Peña de los Halcones. El Arroyo del Cerezuelo se encaja en el angosto valle existente entre la Loma del Castillo y la Peña.

A pesar de su relieve abrupto, en las zonas más bajas existen suelos fértiles que han permitido su uso ganadero y agrícola, y por eso también podemos ver zonas de bancales, construcciones rurales, incluso un molino, el Molino de Tíscar que aprovechaba las aguas del arroyo.

Desde otro punto del mirador podemos ver los impresionantes cortados de la Magdalena, por dónde se origina la cascada de igual nombre, desgraciadamente no tiene agua.


Calera y corraletas para el ganado. Marcado en rojo un hueco circular en el suelo que tal vez sea una calera, lo mismo algún perezoso aunque es demasiado hondo.

Tras pasar por las puertas del hotel de montaña Riogazas y el Control de Riogazas (que queda a la derecha de esta carretera que vemos), dejamos la pista, cruzamos el asfalto y continuamos por una senda  justo enfrente.

Y nuevamente nos adentramos en una pista rodeada de pinos laricios de repoblación.

Volvemos a conectar con la carretera anterior, y nuevamente nos limitamos a cruzarla, una pequeña vereda que discurre casi paralela a la misma, será nuestro nuevo camino.

Ahora sí tenemos el castillo a tiro de piedra, pronto un camino a nuestra derecha nos llevará directamente por la Loma del Castillo hasta el lugar adecuado.

Unos postes con diferente cartelería nos informa de las opciones, están todas menos la que nos interesa, y que nos debería indicar la dirección hacia el castillo, pero no hay problemas, una de ellas nos dirige al Monasterio de Montesión, así que vamos bien.
A nuestra izquierda se abre otra pista, que es la que tendríamos que coger si fuésemos al Gilillo, nosotros seguimos hacia adelante.

Pocos metros después y a nuestra derecha encontraremos una barrera, y la traspasamos. WP BARRERA1.

La desviación hacia el castillo no se hace esperar, un poste indicador nos avisa. WP DESVÍO CASTILLO.

El mejor paso está perfectamente marcado en el suelo.

El Castillo de las 5 Esquinas está ubicado en el Cerro de Salvatierra, nombre por el que también es conocido. Se cree construido en el s.XIV y según los estudiosos, realmente se trata de dos construcciones anexas y perteneciente a diferentes épocas.
Por un lado estaría la torre de planta pentagonal irregular, aunque realmente son tres paredes rectas con ángulos de 90º y la frontal abierta en V invertida y que posee dos plantas y la cubierta y por otro, el lienzo cercano de gran tamaño y grosor que parece construido con la intención de formar un conjunto con la torre, dejando en su interior un patio de armas.
Sin lugar a dudas, este lugar servía como defensa contra las incursiones musulmanas y servía de avanzadilla, por ser lugar de paso obligado, camino del Castillo de la Yedra.

Según los expertos, se distinguen tres espacios:
- Un recinto bastante deteriorado de forma trapezoidal.
- Un recinto central, rectangular, y posiblemente con una torre en medio.
- Una torre con un patio de armas de planta rectangular.

Al interior de la torre se accede por un vano con arco apuntado y posiblemente dotado, en su momento, de doble puerta, bajo las piedras que sobresalen podemos contemplar unas hendiduras circulares dónde, sin dudas, pivotaban las puertas, o sea, las piezas que harían la función de bisagras.


La estancia interior es rectangular, con un arco fajón apuntado que divide la estancia.

Las bóvedas son de crucería.

La luz entra por dos saeteras muy abiertas.

Al fondo y por la esquina más pronunciada del pentágono, se accedía a la planta superior, mediante una escalera de caracol. La primera planta también es rectangular con bóveda de medio cañón, aunque ya no es posible visitarla por la desaparición de dicha escalera.


El camino de vuelta hasta el lugar del desvío es común. Continuamos por la cómoda pista entre pinos laricios y negros.

Según nuestras cuentas, por aquí debería estar el Monasterio de Montesión, pero lo único que vemos es un pequeño muro y un campanario, lo mismo ya estamos en el monasterio.

Pronto nos percatamos que es mucho más grande de lo que habíamos imaginado hace unos minutos. Dicho monasterio se halla inteligentemente pegado a una de las laderas del cerro que lo cobija, consiguiendo una protección extra contra las inclemencias del tiempo.

Su nombre correcto es Monasterio "Desierto de Montesión" tal como lo denominaba la Orden de Ermitaños de San Antonio y San Pablo, últimos moradores de dicha Orden ya desaparecida. Está a unos tres kilómetros de Cazorla (distancia que nos resta de sendero) por el Camino de San Isicio, bordeando la vertiente norte del Cerro de Salvatierra.
Fue fundado por San Julián Ferrer después de aparecérsele la Virgen María en una cueva existente al lado de la capilla. La capilla es la que vemos en la foto en la parte izquierda.

Dicha capilla contó en su día con un retablo barroco, destruido durante la guerra civil por (según el cronista oficial de Cazorla) el odio e ignorancia de unos nefastos cazorleños, en clara alusión a los milicianos. En su interior aún se conservan algunos frescos, que sin dudas se perderán, a pesar del esfuerzo de un pequeño grupo ciudadano que lucha por su restauración.

La fuente que suministraba agua a los moradores.

Una última inspección y continuamos camino.

Hemos vuelto al camino que nos llevará a Cazorla. Al fondo, Sierra Mágina.

El Castillo de Salvatierra desde las proximidades del Monasterio de Montesión.

Durante la bajada encontraremos varias fuentes de nueva construcción. Esta primera es la Fuente del Gallino. WP FUENTE GALLINO.

 Y la Fuente de los Borbotones.

La empinada cuesta ha tenido que ser cementada para mejor circulación. Al fondo derecha, la Sierra de las Villas y Cazorla al centro.


Sin dudas, esto es la calle de las fuentes.

A lo lejos ya vemos el Castillo de la Yedra.

Otra fuente.

Y otra más.

El Castillo de la Yedra es el emblema y principal monumento de Cazorla. Debió ser una modesta fortificación musulmana de los siglos XI al XIII, conquistado por Fernando III en el año 1232, tras la caída del poder almohade provocado por la derrota de las Navas de Tolosa en 1212.
Lo que actualmente podemos ver es fruto de la restauración, aunque no debió ser muy diferente hace 800 años.

Y más.

Entramos en el pueblo por la calle Fuente de la Peña.

Y continuamos por la Travesía de San Isicio.

Paralelas a dicha travesía, encontramos lo que probablemente sea la calle más estrecha del mundo.

Y rápidamente llegamos a la Plaza de Santa María, dónde nos acercamos a ver la Fuente de las Cadenas. Esta fuente fue construida durante el s.XVI para dotar a los cada vez más numerosos cazorleños de un lugar de suministro de agua potable. Es de estilo Herreriano y realizada en homenaje a Felipe II.
Sus tres caños salen de un frontal rematada por una cornisa clásica, sobre la que se levanta un cuerpo central con escudo e inscripción alusiva a dicho monarca.
La pila está decorada con una cadena en relieve de piedra, así como en el paramento de la fuente.

Para terminar el recorrido y también en dicha plaza, encontramos las ruinas de la Iglesia de Santa María. Fue un notable edificio renacentista del s.XVI, de planta de salón con tres naves, es una obra atribuida a Andrés de Vandelvira (del que hablamos sobradamente en la entrada del Paseo por Úbeda).


Lo que podemos ver ahora, es lo único que sobrevivió: la cabecera, una de las torres, una portada y los muros perimetrales.



Como suplemento al sendero y ya fuera de track, hicimos un par de visitas:

Visita a la la Iglesia de Santa María y Bóveda subterránea.

Visita al Castillo de la Yedra.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.