viernes, 31 de marzo de 2017

NACIMIENTO DEL GARCIAGO-SALTO DEL POLLO-MIRADORES Y FUENTES DE UBRIQUE (26 MAR 2017)

Realmente este sendero es un compendio de tres senderos oficiales: el Nacimiento del Garciago, los Miradores de Ubrique y la Ruta de las Fuentes. Al ser el primero de ellos bastante corto lo complementaremos con una visita a Ubrique, uno de los pueblos más bonitos de toda la provincia de Cádiz, que conoceremos a través de sus Miradores y Fuentes.
La primera parte del recorrido discurre por la base de la Sierra de Ubrique y Salto del Pollo, y nos llevará hasta el nacimiento del arroyo de Garciago volviendo a Ubrique a través de la Cañada de la Breña de la Garganta de Millán (¡joé que nombre!) y parte del sendero GR-7.
Una vez en Ubrique nos perderemos por las bonitas calles del casco antiguo que iremos desgranando una a una para visitar sus miradores oficiales y algunas de sus numerosas fuentes. Ubrique es famoso por sus manufacturas de piel, aunque también podría serlo por sus numerosos manantiales y bien podría ser llamado: Ubrique, el paraiso del agua.

Tiempo: 6 horas 53 minutos.
Distancia: 12,44 kilómetros.
Dificultad: Fácil.
Dejamos el coche en: 36º40.185'N - 5º26.782'W

Podéis descargaros el track clicando en la siguiente imagen:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=16977002

Dejamos el coche en la calle Ministro Francisco Fernández Ordoñez, próximos al lugar dónde se inicia el sendero.

Rápidamente llegaremos a una bifurcación del camino, nosotros atravesaremos la cancela que queda a la izquierda. WP CANCELA.

 Desde un primer momento iremos acompañados por las verticales paredes de la Sierra de Ubrique.

Una nueva cancela nos corta el paso, en este caso no es necesario abrirla, pasamos por su parte derecha, una porción de muro caído nos marca el camino.


A pesar del tapizado suelo, el camino está bien marcado. Vamos en leve ascenso.

Ubrique está rodeado por las Sierras de Líbar, Ubrique, Alta  y Silla y sin tiempo a calentar ya tenemos una de las vistas que será la tónica del día, la Sierra de la Silla al completo desde un ángulo poco habitual para nosotros.

Poco a poco nos vamos acercando a la pared rocosa y una nueva somicancela que debemos pasar. 

A nuestra derecha veremos el Cerro Mulera (535 mts), vemos claramente el Residencial Cerro Mulera, el campo de fútbol y el Centro Tecnológico de la Piel.

Y los cortados rocosos cada vez más cerca.

Fijándonos un poco vemos las manchas blancas que nos avisan de que el lugar es usado como zona de anidamiento por los buitres.

Llegamos a un canchal que pasamos sin dificultad por su parte superior, el recto lugar de paso está perfectamente marcado.

Y una nueva somicancela. WP CANCELA 3.

El camino empieza a complicarse un pco, mucha vegetación nos indica que a pesar de la cercanía al pueblo este sendero no es muy visitado. Y en medio del paso unas enormes pitas de puntiagudas y amenzantes pinchos nos hacen extremar el cuidado. Las pitas no son originarias de estos terrenos así que alguien las plantó con la presumible "buena" intención de dificultar el paso.

Cada vez estamos más cerca de la pared y la pendiente del terreno se acentúa. Llegamos al que probablemente sea el único lugar que dará un poco de alegría al sendero, una pequeña trepada que sobrepasamos sin ninguna dificultad, eso sí, dejamos los bastones y nos ayudamos con las manos para mayor seguridad. WP TREPAR.

Como siempre, la foto induce a pensar en más dificultad de la que realmente tiene, tendremos que elevarnos unos diez metros pero de forma muy escalonada.

Como premio, nuevas y bonitas vistas. WP MIRADOR NATURAL 1.

El terreno sigue inclinado y la vegetación algo más espesa, cuidado con las aulagas que en esta parte alcanzan buen tamaño, por contra, están cuajadas de flores lo que dá un agradable olor al ambiente.

Una nueva alambrada, esta vez dotada de una escalera que debemos pasar.

Vista desde el otro lado.

Por momentos el paso se complica, pero la ruta es clara y al menos aquí no hay pinchos.

Si continuamos por la senda que llevamos, rápidamente llegaremos al nacimiento del Garciago, pero al ser una ruta corta, vamos a dar una vueltecita por el cortado rocoso a ver si encontramos algo de interés. Hemos leído que por esta zona existen algunos restos de un antiguo poblado nazarí que existió en su momento y que fue destruido a finales del siglo XV por D.Rodrigo Ponce de León, marqués de Cádiz y sus habitantes fueron desplazados a Ubrique.

El desvío está marcado con el WP PASEO POR LA PARED - PRESCINDIBLE. Como indico, esta subida y posterior bajada por la misma ruta es prescindible y sólo nos reportará algunas buenas panorámicas que no mejorarán las que tendremos desde abajo. A pesar de la inclinación del terreno, se progresa sin apenas dificultad.

Si nos fijamos bien podremos ver dos tipos diferentes de piedras, parece que los antiguos pobladores del Garciago utilizaron rocas areniscas traídas de la zona de los Gamonales y las fueron mezclando con las calizas del lugar.

Creo que merece la pena el esfuerzo, estar al pie de estas moles, impresiona. Esta zona es conocida como el Tajo Colorao.


Y una nueva panorámica, a la derecha la Sierra de la Silla, al centro el Cerro Mulera  y por detras el Embalse de los Hurones (no visible) y la Sierra del Juncoso.

El Arroyo de Garciago es un pequeño caudal de agua que sólo podremos ver después de fuertes lluvias y se forma al rebosar el agua por diferentes grietas del terreno, dando un espectáculo fenomenal, desgraciadamente hoy no es el día adecuado para ver las emanaciones de agua pero aún así, es un sendero que merece la pena.
En el Nacimiento del Garciago esta salida de agua confluye en unos pocos puntos, muy cercanos entre sí, por lo que la fuerza con la que sale es sorprendente, ofreciendo un espectáculo sin igual.
Hoy día el principal sitio por dónde sale el agua está marcado con una especie de poceta, recuerdo de la prospección que hace unas décadas efectuó la empresa de aguas de Ubrique, y oculta el lugar por dónde el agua fluye con más fuerza.

A partir de aquí salimos de la parte abrupta del recorrido, y todo será una cómoda vereda. No hemos visto agua, pero el resto es impresionante, como esta rojiza pared.

 Seguimos el camino y rápidamente llegamos a la Casa del Boliche. WP CORTIJO DEL BOLICHE.

Después de cambiar alguna palabra con el dueño, tengo la impresión que no le agradan los senderistas, aunque como estamos por fuera de la alambrada que acota su propiedad (al menos la casa y otras instalaciones están por dentro de la alambrada), seguimos adelante. Lo mismo acabamos de conocer a quién plantó las pitas.

Una cancela abierta nos aleja del lugar. WP CANCELA 4.

No me resisto a una última mirada atrás, el lugar es idílico.

Un último obstáculo y llegamos a la Cañada de la Breña de la Garganta de Millán. WP ANGARILLA BOLICHE. A la derecha hay un claro camino a ningún lado.

En un pequeño tramo está cementada.

Cruzamos la carretera. Justo a la parte derecha según caminamos discurre parte del sendero de Gran Recorrido 7 (GR7), pero a nosotros nos parece más seguro caminar por la izquierda. WP CARRETERA 11.

En la zona del Puente Romano nos encontramos un helipuerto. WP HELIPUERTO.

Y una de las flores sorpresas del día, llevábamos mucho sin ver una de esta especie. Se trata de Scrophularia sambucifolia popularmente conocida como Hierba Vaquera.

Un poco más abajo de este puente el Garciago se une con el río Barrida y los dos juntos confluyen en el Enriadero con el río Ubrique, que a su vez recibe aguas del Arroyo Seco, y manantiales Cornicabra, Benalfi, Ubrique el Alto y Algarrobal. WP PUENTE 4.

 También pasamos por las puertas del Hotel Sierra de Ubrique. WP HOTEL.

 Y disfrutamos de una imagen privilegiada del Salto del Pollo.

Justo en la entrada del hotel nos encontramos este cartel, es temprano y una mírada cómplice de mi compañera de caminos en señal de asentimiento me decide, vamos a intentar seguir esta ruta turística recomendada. Se trata de la Ruta de los Miradores.

Tras pasar alguna rotonda nos pasamos a la "otra acera" y seguimos un tramo empedrado del GR7.

Y llegamos a la archiconocida Fuente de los Veinte Pilares. Situada en la carretera de Ubrique a Cortes de la Frontera. La fuente está dividida en dos partes: la frontal o depósito, y los pilares. En la parte frontal, es donde se encuentra el pequeño depósito al que llega el agua a través de una canalización interna. En el lateral derecho del depósito hay una pequeña fuente para el consumo humano. El agua sobrante de este depósito, se vierte en 20 pilares que se disponen perpendicularmente al frontal, agrupados en dos hileras paralelas de 10 pilares cada una. 

Estos pilares tienen formas irregulares y dan muestras de la erosión que produce en ellos la caída del agua, fundamentalmente en los que están más próximos a la salida de la misma. Sus dimensiones son aproximadamente de 10 m de largo por 2,5 m de ancho. Toda la fuente está construida en piedra. Ha sido una fuente de uso colectivo empleada para el abastecimiento humano, abrevadero e incluso como lavadero. En la actualidad se sigue empleando como fuente y abrevadero y como centro de recreo y parada fundamental en los paseos por el pueblo. Probablemente sea la fuente más bonita que hemos visto nunca, la forma del tallado de sus pilas es cautivadora.

Un simpático burrito acude en busca de unas caricias.

Una bonita cerámica nos da la bienvenida a Ubrique, seguimos por el camino de la derecha.

Si no queremos hacer la ruta ampliada este mirador sería lo último que veríamos. Para nosotros que el corto recorrido nos supo a poco, será el primer hito de la segunda parte del sendero y aquí iniciamos la ruta de los Miradores y Fuentes, un agradable paseo que nos llevará por alguno de los lugares con más solera de Ubrique.
Los miradores oficiales son siete, los veremos todos excepto el del Mojón de la Víbora por su lejanía y el de la Ermita de San Antonio, que se encuentra dentro de dicha ermita y que hoy está cerrada.

Empezamos en el Mirador de la Antigua Viña del Perro ubicado en la Barriada El Rincón. Desde aquí divisaremos la parte de Ubrique por la que discurre el Sendero de Largo Recorrido Europeo GR7, Peloponeso a Tarifa.

En uno de los parterres que cruzamos nos encontramos con una planta con flores muy llamativas, se trata de Tropaeolum majus, una planta ornamental originaria de América que en España se ha asilvestrado.

Aunque los miradores oficiales son siete, desde cualquier rincón podremos tener vistas privilegiadas de toda la población. WP MIRADOR NATURAL 133. Estamos en la calle El Rincón Alto.


Al inicio de la calle Calvario nos encontramos con otro mirador natural desde dónde tendremos unas vistas espectaculares de la Sierra de la Silla. WP MIRADOR SIERRA SILLA.

Tras una cuestilla llegamos a la Ermita del Calvario. Según el Padre Nicolás de Córdoba, fue Fray Buenaventura de Ubrique el que fundó el Calvario, lugar dónde terminaba el Vía Crucis que igualmente creó.

La Capilla tiene una pequeña sacristía y una habitación adosada dónde dormía el ermitaño. Es un lugar muy venerado por los ubriqueños Aprovechamos el momento para una plegaria en solicitud de todos aquellos que pateamos los montes y que tengamos fuerzas en las piernas para poder hacerlo durante muchos años.

Y a disfrutar de las vistas.

Nuevamente la Sierra de la Silla como telón de fondo.

Unas bonitas escaleras de piedra nos devuelve a la calle Carril.

En la Plaza 28 de Febrero disponemos de otra balconada que bien podría ser mirador oficial, las vistas son prácticamente iguales que las anteriores.

Una zigzagueante escalera da continuidad a la calle, vamos en busca del Mirador de Ubrique Alto.

Y de nuevo nos sentimos pájaros disfrutando de un magnífico día.

En la calle Calvario Alto vemos unas casas incrustadas en la montaña y como desafían el peligro de algún desprendimiento.

En la calle La Torre encontramos la Ermita de San Antonio. Según cuentan, recién reconquistado Ubrique en 1485 y repoblado en 1501 debió edificarse una pequeña capilla en el lugar de San Antonio, que fue parroquia primitiva durante los siglos XVI-XVII y mediados del XVIII. Tras varias reformas, la más importante en 1886 dónde se prolongó hasta formar la torre que actualmente posee. Dentro se ubica el mirador de igual nombre que no podremos ver por no estar abierta al público en estos momentos.

Desde un nuevo ángulo vemos nuevamente el amenazante cerro y observamos que lo corona una cruz. Cuenta la leyenda que en la primera mitad del siglo XVIII Fray Buenaventura de Ubrique en un día de fuerte tormenta subió a las tres sierras que rodean la localidad y plantó tres cruces, la del Tajo (esta que vemos), la de Viñuela y la del Benalfí, pidiendo a Dios que nunca se desprendiera alguna piedra a causa de los temporales. Leyenda o realidad, viendo lo amenazante del risco pues no es extraña la preocupación. De las tres cruces hoy día sólo se conserva ésta que vemos.

A pesar de su origen romano, atestiguado por su calzada y el yacimiento de Ocuri, estas calles de trazado medieval presentan una clara influencia musulmana.

Una entrada estrecha nos coloca en otro pintoresco rincón, una pequeña balconada sin indicación alguna nos brinda otra bella estampa con la calle Sáucos en primer plano.

La calle Sáucos a nuestros pies. WP MIRADOR 164.

Y la sorpresa del escondido lugar, una estatua que aún nadie conoce, se trata de un homenaje al senderista enamorado de Ubrique. 😅😅😅😅

 Poco a poco vamos desgranando calles a cual más bonita, calle Sáucos.



Fuentezuela.

Guindaleta.


A través del Callejón del Pescado y calle Real llegamos a la plaza de Francisco Fatou y Lucas, popularmente conocida como La Plaza, es el centro neurálgico del casco histórico y en ella se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos de Ubrique, como el Consistorio, la Iglesia Parroquial o la Ermita de San Pedro, edificio de arquitectura neoclásica de fachada simétrica con frontón y portada enmarcada entre pilastras que recuerdan a los templos griegos y romanos., fue construída en 1801 como hospital en una época de epidemias, hambre y pobreza, hoy día es utilizado como Salón de Plenos.

Adosada a una de las paredes del ayuntamiento encontramos la Fuente de Carlos III, conocida entre los ubriqueños como Fuente de la Plaza, está datada en el siglo XVIII, fue terminada de construir en 1737 a petición del Cabildo de la Villa a los frailes capuchinos que, en esos momentos, eran los propietarios del agua del manantial del Benalfí. La pila está tallada en una sóla pieza de piedra caliza.

En uno de sus laterales se encuentra la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la O, que parece fue construida a principios del año 1500. Tiene tres naves con bóveda de medio cañón y cúpula de media naranja con interesantes pinturas al fresco, realizadas por autores de la Escuela Sevillana.

Y en otro, la Casa de los Azulejos, construida en 1925 y en la que destacan los murales de su fachada, cuyo tema principal son personajes mitológicos y motivos florales. Tiene una gran variedad de colores entre los que descacan el verde, naranja, celeste, azul y amarillo. Sus azulejos fueron hechos en la fábrica de San Ana de Sevilla, usando la técnica de sobrebaño.

Detalle de uno de sus murales.

Me llama especialmente la atención la elegante forja de su balconada.

De vuelta a la calle Real nos dirigimos a la calle San Francisco, dónde en una de sus esquinas se encuentra la Fuente de la Parra.

Es una fuente de piedra caliza de dos caños que vino a sustituir a la antigua fuente de Cotrino cuándo se hicieron los trabajos de traída de aguas a Ubrique desde el manantial del Cornicabra, en 1937.

A lo lejos ya divisamos el Convento de Capuchinos que guarda entre sus muros artesanía, historia y leyendas de Ubrique.
Edificio del siglo XVII, la zona destinada al claustro y celdas de los capuchinos, alberga en la actualidad la Exposición Permanente “Manos y Magia en la Piel” donde, mediante visitas guiadas, descubrimos la tradición marroquinera desde sus inicios hasta la actualidad.
En su iglesia, la Virgen de los Remedios, Patrona de Ubrique, aguarda al mes de agosto de cada año para ser trasladada a la Parroquia desde donde, una vez celebrada la novena en su honor, sale en procesión cada 8 de septiembre. Al domingo siguiente, el Día del Voto, vuelve al Convento en un precioso recorrido por las callejuelas del Casco Antiguo.

Sorprende que en un pueblo tan cuidado podamos encontrar una edificación tan emblemática como descuidada, se tratan de las Tenerías del Rodezno.

Se conoce como tenería al lugar donde se realiza el proceso que convierte las pieles de los animales en cuero. Por otra parte, en un molino hidráulico el conjunto motriz era actuado por unas ruedas verticales que se movían empujadas por el agua, en el caso de los molinos de rodezno  la rueda estaba situada de forma horizontal al suelo y este sistema era el que daba nombre genérico a este tipo de molinos que se conocían como "molinos de rodezno".
No sé quién fue primero, si las tenerías o el molino, sea como fuera es evidente que formaron el conjunto indivisible sobre el que Ubrique no sólo subsistió, sino que además ganó fama mundial, la manufactura del cuero.

El Rodezno fue un lugar de intensa vida social debido a que aquí se ubicaban parte de las tenerías ubriqueñas, además de molinos harineros y fábricas de jabón, constituyendo sin dudas el motor primigenio de la industria artesanal de la comerca y todo gracias a la fuerza con la que fluye el agua proveniente del Nacimiento del Cornicabra, un manantial que hoy día aporta el 80% del agua que se consume en Ubrique.

Cruzamos un puente sobre el Arroyo Seco que cruza canalizado el pueblo, extraña su nombre viendo todo el agua que lleva a pesar de las escasas lluvias caídas. WP PUENTE 200.

En la avenida Miguel Reguero encontramos la Fuente de los Nueve Caños o Fuente del Benalfi. De origen árabe, está muy bien conservada.

Antiguamente también era lavadero y punto de encuentro de las mujeres de la villa. Aunque hoy día mantiene la estructura con que fue reacondicionada en 1937, aún se conserva la placa que recuerda su construcción original.

De 1937 también se conservan algunas construcciones anexas.

Nos dirigimos al mirador de Las Cumbres a través de la empinada calle de La Calzada. Empieza a hacer calor y decidimos tomar un atajo. Pegados a una propiedad privada existe una pequeña y sombreada vereda que nos llevará directamente a las inmediaciones del mirador.

El esfuerzo merece la pena, unas increíbles vistas de Ubrique con la Sierra de Ubrique como telón de fondo.

Volviendo sobre nuestros pasos nos dirigimos a la avenida Juan de la Rosa y llegamos a un bonito parque. WP PARQUE.

Avenida Carlos Cano, Avenida de Cádiz... seguimos en busca del último mirador, el de Los Olivares.

Y nuevas vistas.

En la Avenida Jesulín de Ubrique está la plaza de toros. Esta plaza tiene la peculiaridad de que fue la primera en la provincia de Cádiz que fue construída con hormigón, hasta ese momento todas eran de madera. WP PLAZA.

Nuevamente cruzamos el canalizado Arroyo Seco, ahora con sus aguas algo más tranquilas. WP PUENTE230.

A través de la calle Reinita y Andén llegamos a la Glorieta Diego Reguera Reguera. En uno de sus laterales se encuentra un antiguo pilón ¿qué hará aquí?

La glorieta lleva el nombre de Diego Reguera Reguera.


No he encontrado información sobre él, aunque sí una esquela en el Diario de Sevilla del día 12 de julio de 1978, en el que figura que dicho señor era Médico. Me pica la curiosidad, seguiré indagando con más tranquilidad y los motivos por los que se le dedicó esta glorieta.

Justo a su salida se encuentra el Nacimiento. Se trata del nacimiento del Algarrobal, un antiguo aljibe árabe y posteriormente también lavadero público y abrevadero. El pilón es uno de los que hasta no hace muchas décadas servía para el lavado de la ropa.

El agua es increíblemente cristalina.

Está rodeada de ocho bancos, con el escudo de cada una de las provincias de Andalucía.

Justo al lado vemos una calle con un nombre totalmente clarificador.

Estamos al final de nuestro recorrido, la calle El Cogollo pondrá la guinda a este improvisado pero no por eso menos espectacular paseo por Ubrique.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.