sábado, 12 de noviembre de 2016

MAJADILLAS-CARRAHOLA-CHARCO REDONDO (LOS BARRIOS) (6NOV 2016)

Montecoche es una sierra de mediana altura, sin grandes picos, dónde sus cotas máximas son simplemente una divisoria de aguas casi llanas que separan las cuencas de los ríos Palmones y Guadarranque. Este sendero recorrerá parte de ella, recorriendo los cerros de las Majadillas, Carrahola para volver tangenciando parte del embalse de Charco Redondo.
Podremos disfrutar entre bellos bosques de alcornoques de unas magníficas vistas del embalse con la bahía de Algeciras al fondo. También veremos algunos canutos dónde se encuentran todas las especies características de estas formaciones y como telón de fondo las Sierras del Niño, Sequilla y Blanquilla.
Toda esta zona es rica en vestigios arqueológicos siendo los abrigos en las formaciones de areniscas unos objetivos a estudiar detenidamente por la posibilidad de encontrar pinturas rupestres. Es de destacar la visita que haremos a unas tumbas antropomórfas datadas en la Edad de Bronce.

Distancia: 10 kilómetros.
Tiempo: 5 horas 20 minutos.
Dificultad: Moderada-baja.
Dejamos el coche en: 36º13.521'N - 5º31.366'W

Podéis descargaros el track clicando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15460897

El coche se queda en una explanada al inicio del sendero.

Es justo a la entrada de un campo de tiro privado, me choca ver juntos dos carteles, uno indica "Parque Natural", el otro "Campo de Tiro - Prohibido el paso".

Salvo en un par de lugares, el camino es cómodo, desarrollándose en un 65% por pistas forestales y caminos abiertos.

A unos doscientos metros del comienzo encontramos una cancela con multitud de carteles intimidantes pero no hay problemas, se pasa por un paso adecuado a la derecha de es "frontera".

A lo lejos vemos el caserío del conocido como Cortijo del Sacristán. En esa afloración arenisca que domina el lugar podemos encontrar algún abrigo.

Miramos atrás y vemos las instalaciones del campo de tiro, el Cerro de Zarzaparrilla, a la izquierda Las Majadillas y en la parte alta y parcialmente cubierta de nubes la Sierra del Niño.

Un poco más a la izquierda está la Sierra de Luna y si afinamos algo la vista podremos ver las antenas del Tajo de las Escobas o de las Corzas, y una depresión llena de nubes, se trata de la joya de la corona del Parque Natural de los Alcornocales, los Llanos del Juncal, un bosque de niebla y zona declarada de "Grado A.1" el máximo nivel de protección del parque natural, por "sus excepcionales valores naturales, científicos y paisajísticos que exigen el mantenimiento de sus características". Los "bosques de niebla" se han formado por la acción del Levante, que en esta zona provoca una niebla constante dándole, aún en los meses más secos del estío un ambiente húmedo que ha permitido la supervivencia de las especies tropicales que poblaban el sur de Europa en la era terciaria.

Nos desviamos a la izquierda y nos acercanos al Cortijo del Sacristán.

Desde aquí podemos ver la curiosa afloración de arenisca bajo la que se encuentra el cortijo. Retrocedemos unos metros para continuar el sendero.

Pero no puedo resistirme a sacar una toma  del Peñón de Gibraltar y todo el Campo de Gibraltar que con la nubosidad existente y a contraluz, se muestran bellos y misteriosos.

Con el calor del sol se está despejando la bruma, nuevamente la Sierra del Niño, ahora distinguimos el pico de la Cruz del Romero (ya visitado en abril de 2016) y bajo él, la laja de la Vegueta y la del Pinalejo.

Justo en el cortijo dejamos la pista y entramos en una zona de leve ascenso para una senda bien marcada por el Cerro de la Carrahola.

El monte bajo se espesa, pero la veredilla está bien marcada, vamos en busca de unas tumbas labradas en piedra que dicen existen por aquí.

En las estribaciones de la Sierra Blanquilla creo distinguir la Laja de España y el Puerto del Hombre.

Si nos fijamos bien, podemos ver  una alambrada formando un ángulo recto que delimita una propiedad, nos desviamos a la derecha para visitar las tumbas antropomorfas, debiendo volver por el mismo camino hasta este punto, dónde continuaremos el sendero.

Formación rocosa dónde se encuentran las tumbas.



Regresando por el mismo camino, llegamos nuevamente al desvío y nos abocamos directamente en la zona conocida como Majadal de España, un cerrado bosque de alcornoques con un frescor inigualable (al menos en estas fechas, ;).

Nos habíamos descargado un track que  nos había guiado aceptablemente, pero empezamos a comprobar que no es fiable, varios giros más que complicados e intentos de paso por lugares que nos parecieron imposible, hacen que dudemos de su fiabilidad. A partir de este punto empezamos a ver que camino seguir para salir de esta zona intransitable por las zarzas.
Una alambrada corta el paso, después de examinar el sitio  encontramos un paso por encima del muro con evidentes síntomas de ser un salto más que utilizado, con cuidado con no engancharnos con los alambres de espino, cruzamos al otro lado, ya podemos seguir. (WP CRUCE MURO1).

Aunque imperceptible, a nuestra derecha existe una surgencia de agua, con pequeño aljibe y cubierto por una chapa de uralita, aquí hacemos un giro a la izquierda y cruzamos un amplio pastizal. (WP FUENTE9).

Marcado con una flecha la angarilla hacia la que nos dirigimos  es conocido como el Puerto de las Tres Cruces, el cordón verde del centro de la foto es por dónde discurre el Arroyo de la Garganta del Muerto (bonito nombre para una película del capitán Jack Sparrow), el cual debemos atravesar.

El cauce está seco, lo que facilita enormemente su vadeo. Cuidado con las zarzas.

Llegados al Puerto de las Tres Cruces nos encontramos un cruce de caminos. Debemos tomar el de la izquierda, un paso libre sin angarilla ni nada parecido.

Ojo con este saltadero, si no queréis hacer algún kilómetro por la insulsa pista, este debería ser vuestro paso, luego lo veremos mejor, el track que llevamos nos conduce por el camino, así que a pesar de ver la situación bastante evidente, preferimos seguir la ruta marcada en el gps.

Acortamos algunos metros de pista y entramos por este paso, ahorrándonos la curva.

Rápidamente llegamos a lo alto del cerro, desde aquí podemos ver la cancela del Puerto de las Tres Cruces, así como el saltadero antes marcado, sin dudas podríamos haber subido casi en línea recta hasta este lugar.

Este camino está cortado por una cancela que va directamente a una propiedad privada (Cortijo de la Carrahoa), a pesar de que no existe candado pasamos por ella con ciertas reservas, no me gusta colarme en casa de nadie y aquí desconozco si estoy invadiendo algo, a nuestra derecha existe una alambrada y no me fijé si por algún lugar se podía traspasar hacia la derecha. Afortunadamente, y en la misma linea de alambres de la cancela y a unos cuatro metros (fuera de imagen) existe una angarilla que nos permite continuar el camino. Abrimos la cancela, pasamos y cruzamos la angarilla, ha sido un entra/sale que nos coloca en el mismo sitio pero unos metros a la derecha y al otro lado del vallado, nuevo inconveniente salvado.

Caminamos por la parte alta del Cerro de la Carrahola y llegamos a una bifurcación del camino, y aunque para continuar el sendero deberíamos tomar el de la izquierda, antes iremos por la derecha para acercarnos al embalse de Charcho Redondo y examinar una zona de abrigos que existen por allí. A la vuelta deberemos retornar hasta este punto, nuevamente.

No tardamos mucho en tener buenas vistas del embalse. (WP MIRADOR PANTANO).

Hacia abajo veremos el cauce del arroyo de la Garganta del Muerto, beneficiado en su amplitud por las obras de construcción del embalse. Cuándo el nivel de las aguas está alto, este cauce se llena. Al regreso, deberemos cruzarlo aunque por una zona más alta.

Hemos llegado al mirador que queríamos. (WP CUEVA DE LAS TUNAS). Inspeccionamos por aquí y por allá, y dando por satisfecha nuestra curiosidad procedemos al regreso.

Desde el punto anterior y justo enfrente vemos otra afloración arenisca con varios abrigos que sin dudas visitaremos en una próxima salida, hoy no toca. La zona parece más que interesante y el camino de llegada está muy claro.

Algunos de los lugares marcados sólo serán sombras pero sin duda, otros no, así que merecerá la pena una salida "ex profeso".

Volvemos a la bifurcación, antes no lo comenté pero casi al final existe una pronunciada bajada que ahora, de regreso, nos hará parar alguna vez para tomar aire.

Nuevamente el track nos lleva por la pista, pero al mirar el camino y ver como continúa por debajo, nos fijamos en un hito existente, sin dudarlo, tiramos campo a través hacia abajo.

Llegamos al camino rápidamente, y nos hemos vuelto a ahorrar algunos metros de carril.

Estamos en la zona conocida como Los Sucios. Nuevamente una pista en buen estado nos llevará a caminar muy despreocupados.

Llegamos a una nueva bifurcación, recordad que estamos haciendo un circular de derecha a izquierda por lo que, como norma general, todos los giros serán a la izquierda. (WP IZQDA). De frente vemos un camino en mejor estado, desconozco hasta dónde llegará, y en la cartografía que poseo no figura, así que lo mismo lo incluyo en la posible próxima salida a esta zona.

Nos acercamos al arroyo de la Garganta del Muerto que por algún lugar debemos atravesar.


Unas piedras amontonadas llaman nuestra atención, sin duda se trata de nuevos hitos. Nos salimos del camino y vamos cuesta abajo, tenemos que cruzar el arroyo y este parece ser el mejor lugar.

Volvemos a tener problemas con nuestro track guía, han puesto una alambrada por el lugar por dónde teníamos que pasar, nuevamente improvisamos hasta que encontramos un paso óptimo y podemos seguir con normalidad.

Hemos entrado en el tramo más fresco de todo el recorrido, ya empezaba el calor y el caminar por la cara norte de este cerro, el frescor lo inunda todo, maravilloso.

Aunque la senda más marcada es la de la izquierda, nosotros debemos desviarnos a la derecha, buscando la zona más cercana al arroyo de la Garganta del Muerto.

De vez en cuándo se nos abrirán ventanas a la cola del embalse que comunica con el arroyo.


Nuevamente tenemos vista a las instalaciones del embalse, pero desde un lugar más bajo. Este embalse tiene una capacidad de 82 hectómetros cúbicos, hoy tenía 27 Hm3 por lo que se encuentra al 32% por ciento de su capacidad, muy muy poca agua, tiene que llover ya.


Aquí tuvimos el último gran problema con el track. El que yo os pongo os hará cruzar la angarilla, aunque el tramo sería más bonito, os aconsejo dejar la angarilla a la derecha y subir por la vereda que se abre a la izquierda, caminaréis paralelos a la alambrada hasta casi la conexión con la pista del principio. En las cercanías se encuentra el Cortijo de la Violuno. (WP ANGA2).

Caso de hacerlo pasando la angarilla, circularemos por el cauce de un arroyo estacional, de momento y aunque el terreno está muy tupido de monte bajo y peligrosas zarzas, la senda está abierta y avanzamos sin dificultad. Poco a poco el terreno se cierra, las zarzas aumentan en número y espesor por lo que nos veremos obligados a cruzar la alambrada cuándo ésta se encuentra con el cauce. El track original nos llevaba a un paso totalmente intransitable, zarzas de más de dos metros de altura y muy gruesas bloqueaban el paso, lo que nos obligó a retroceder y buscar un lugar de paso a nuestra izquierda que nos permitiera seguir avanzando. Intentamos progresar por la derecha y a más altura del track original pero es imposible pasar. (WP CRUCE ALAMBRADA POR DENTRO DEL CAUCE).

Justo fue pasar la alambrada por el cauce y nos encontramos que a pesar de la inexistencia de caminos, era totalmente visible la pista forestal con la que teníamos que conectar por lo que no supuso mayor problema acceder a ella, y finalizar el circular. De lugar de conexión al coche, unos cuatrocientos metros.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.