domingo, 6 de noviembre de 2016

EL CASTAÑAR DE PUJERRA (31 OCT 2016)

El término municipal de Pujerra (Málaga) se extiende por la vertiente septentrional de Sierra Bermeja en el Alto Genal, dentro de la comarca de la Serranía de Ronda. Es un pueblo blanco que guarda en su trazado la memoria de su pasado andalusí de calles estrechas, sinuosas e irregulares. La mayoría de las viviendas son de mampostería con fachadas encaladas y tejas árabes. Al igual que los otros pueblos del Alto Genal, Pujerra vive de la castaña y es por estas fechas, otoño avanzado cuándo la comarca alcanza su máximo colorido gracias al castaño, árbol de hoja caduca que antes de perderlas adquieren unos espectaculares tonos rojos, naranjas, ocres o amarillos que nos dispensarán un paisaje sin igual.
Desgraciadamente y por culpa del buen tiempo, el día de este sendero los castaños apenas habían empezado a amarillear, luciendo un verde esplendoroso, así que para disfrutar del colorido otoñal tendremos que esperar unas semanas más.


Pueblo blanco que guarda en su trazado la memoria de su pasado andalusí de calles estrechas y sinuosas, de trazado sumamente irregular. La mayoría de las viviendas son de mampostería con fachadas encaladas y tejas árabes. - See more at: http://www.pujerra.es/es/index.html#sthash.vyasRViW.dpuf
Se extiende por la vertiente septentrional de sierra Bermeja, situado en el Alto Genal, dentro de la comarca de la Serranía de Ronda. - See more at: http://www.pujerra.es/es/index.html#sthash.vyasRViW.dpuf
Se extiende por la vertiente septentrional de sierra Bermeja, situado en el Alto Genal, dentro de la comarca de la Serranía de Ronda. - See more at: http://www.pujerra.es/es/index.html#sthash.vyasRViW.dpuf
Se extiende por la vertiente septentrional de sierra Bermeja, situado en el Alto Genal, dentro de la comarca de la Serranía de Ronda. - See more at: http://www.pujerra.es/es/index.html#sthash.vyasRViW.dpuf
Distancia: 5,9 kilómetros.
Tiempo: 3 horas 30 minutos (caminando muy despacio y con muchas paradas).
Dificultad: Fácil.
Dejamos el coche en:  36º36.726'N - 5º8.923'W.

Podéis descargaros el track clicando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15386674

El coche lo dejamos en la parte alta de Pujerra, en las cercanías del antiguo camino de Pujerra a Estepona.

Y es precisamente este camino citado el que debemos coger para iniciar el sendero. Una fuerte pendiente para abrir boca, afortunadamente el camino cementado es bastante adherente y no existen problemas de resbalones.

Rápidamente abandonaremos la carretera y giramos a la izquierda, entrando en una pista de arena. En rojo está marcado el camino de vuelta.

No hay forma de pararla, la juguetona y su extraña habilidad atrayendo gatos, al ataque.

Desde el primer momento veremos inmensos tocones de castaños, que nos hablan de cientos de años de cultivo.

El castañar de Parauta es maravilloso, pero sin dudas, éste de Pujerra juega en otra liga, realmente increible.

Algunos claros nos permiten tener "vista larga". Entre las ramas vemos el pico Cascajares con 1.446 metros de altura.

Desgraciadamente hemos llegado demasiado pronto y las hojas lucen un verde esmeralda digno de la primavera, aún así el suelo está cubierto de hojarasca seca de esta temporada. ¿Tendremos otoñada?

El 90% del recorrido lo haremos por cómodos carriles y pistas, lo que añade un plus de tranquilidad y paz al recorrido.

¿Cuántos años podrá tener este castaño?

Aunque durante el inicio del sendero hemos encontrado el camino bastante despejado, poco a poco, una alfombra de hojas secas dan un máximo colorido al camino.


Otro claro nos permite ver parte de la Sierra del  Oreganal, el pueblo de Cartajima, el cerro Melhacer (1.154 mts) y el Cancho de Almola (1.406 mts)-

Vamos ganando altura y también belleza.

Tenemos el primer contacto con el cauce del Arroyo del Puerto de la Laguna.

El colorido es espectacular. La hojarasca y los erizos cubren totalmente el suelo, afortunadamente este tramo no tiene pérdidas, no obstante, el gps es un gran aliado. Seguios dejando el cauce casi seco a nuestra derecha.

Un nuevo claro nos permite ver la inmesidad del castañar.

Después de pasar por el Puerto de la Laguna, cambiamos de rumbo y comenzamos el regreso, nuevamente iremos dejando el cauce del arroyo de la Laguna a nuestra derecha.

A pesar del día soleado, todo el suelo está húmedo lo que hace que aumente el frescor de la zona.

Es difícil resistir la tentación de coger algunas castañas, pero su recolección es el medio de vida de los alpujarreños, sólo señalar que el 70% de toda la producción española de castaña tiene su origen en Pujerra, siendo el motor económico de la comarca, por lo que yo recomendaría (como decía un viejo agricultor) que os comáis todas las que queráis "in situ", pero que no os llevéis ninguna.

Hacemos un recorrido de izquierda a derecha por lo que prácticamente todos los giros lo hacemos hacia la derecha.

Miles y miles de kilos de castañas y sus correspondientes erizos alfombran el camino.Si nos fijamos, allí al fondo en la parte más oscura se pierde el camino por lo que tendremos que subir algunos metros hasta topar con otra pista.

Es una pequeña por intensa subida que nos llevará al camino de Estepona al Puerto del Monte.

Rápidamente llegamos a la nueva pista, y giro a la derecha.

En esta parte alta, se evidencia la mayor inclemencia climática.

Y nos sorprende otro grandísimo castaño.

Bueno, la juguetona a lo suyo. A mi los gatos ni me miran, en cambio la ven a ella y saltan locos de alegría en busca de caricias. Aquí hay truco.

Finalizado el castañar, daremos un paseo por el pueblo. Desde dónde está el coche podemos ver el cerro del Romeral, los Riscos y al fondo Jarastepar.


Algo más a la derecha, Cartajima y el Cancho de Almola.

Justo al lado de dónde tenemos el coche, nos encontramos con una calle con una gran pendiente por lo que iniciaremos la visita al pueblo.

Se trata de la parte alta de la calle de la Toma.

Enlazamos con la calle Alameda y calle Nueva, vamos a ver la fuente del Hiladero.

A pesar de su remozado aspecto actual, la Fuente del Hiladero es una de las más antiguas del municipio, apareciendo mencionada en documentos del siglo XVI lo que hace pensar que ya existía en la época musulmana, habiendo formado por tanto, una parte importante en las relaciones sociales del pueblo, siendo un lugar obligado de paso que comunicaba la meseta rondeña con la costa, en ella se encontraban desde los propios vecinos, a ganaderos, comerciantes y arrieros, siendo una oportunidad única para el intercambio cultural, económico y social.(Vamos, darle al palique).




Retrocedemos y circulamos por la calle Fuentes y llegamos a la Plaza de la Iglesia, en ella se ubica la Iglesia del Espíritu Santo siendo la principal construcción del municipio de Pujerra. La edificación es fiel a la erigida en 1505 pese a tener varias restauraciones a lo largo de su historia. Cuenta con una única nave cubierta con artesonado mudéjar. Una Iglesia simple en la que contrasta una espadaña barroca en la esquina izquierda. En su interior está la imagen barroca del patrón de Pujerra, San Antonio de Padua. Una rápida entrada para dar gracias a Dios por permitirnos seguir en los caminos y alguna cosilla más, y a seguir con el paseo.
En la plaza encontramos una gran carpa, a primeros de Noviembre se celebra la fiesta de la Virgen de Fátima y la Feria de la Castaña, dónde pueden degustarse hasta cincuenta platos diferentes elaborados con dicho manjar.


Continuamos por la calle Estación en busca del Mirador de la Cruz.  En esta calle se conservan dos casas de corte dieciochesto como puede observarse en la decoración que enmarca sus puertas,



Este mirador fue construido para recordar la vieja tradición de celebrar las Cruces de Mayo, esta tradición se ha intentado recupar por parte de la Asociación de Mujeres Pujerrenas, instalándose en ella una cruz que es decorada por las mismas, a la vieja usanza.
Se continuásemos hacia abajo encontraríamos dos caminos, uno de inicio del sendero Molino Capilla y que nos llevaría hasta el río Genal, el otro es el Camino de Igualeja.



Ya en el mirador si miramos a nuestra derecha veremos la mole caliza del Cascajares y sus 1.446 metros de altura.

Mirando hacia el pueblo obtenemos esta impresionante estanpa del castañar y como se incrusta en el caserío.

Continuamos por la calle Arrieros cargada de historia. Por esta calle pasaba el antiguo camino que conducía a Estepona, y por ello, era paso obligado para todos los arrieros que se dirigían a la costa o a Ronda. Aunque me consta que mis ilustrados lectores lo saben, señalar que por arriero era toda persona que se dedicaba a transporte de mercancías ayudados la por tracción animal.

La zona más baja del núcleo urbano (sin contar con el mirador) es la Plaza de la Cultura.

Poco a poco vamos desgranando los secretos ocultos de este coqueto pueblo y sus floridas calles.


Aunque todo el pueblo es un mirador al Valle del Genal, llegamos a su segundo mirador oficial, se trata del Mirador de Almola desde dónde se tienen magníficas vistas magnificas vistas a la Dorsal, a la Sierra de Jarastepar, Sierra de Libar, Sierra del Oreganal  y se dominan las lomas cubiertas de castaños del Valle del Genal.

A poco que observemos también tendremos vistas a Algatocín, Pico del Fraile con sus 1.229 metros de altura, Benalauría, el pico Poyatos con 1.137 metros, al Peñón de Benaladid y algo más abajo, el pueblo que le da nombre.

Por la calle Jubique seguimos encontrando color, la cal en contraste del verde de las plantas y colorida floración, nos deparan un rincón maravilloso en cada esquina.





Embelesados por tanto color, llegamos sin darnos cuenta a la Plaza de la Alameda, en ella encontramos una fuente también muy antigua, aunque ha sido restaurada en los últimos años, se trata de la Fuente de San Antonio. Su hornacina interior contenía una figura del  patrón San Antonio de Padua, pintada por una vecina del municipio: Toñi Mena Fernández. Hoy día no está dicha figura y no pude encontrar a nadie que me diese razón del tema.

Justo en el centro de la plaza existe una fuente de reciente construcción.

Bueno, como punto final nos dimos un homenaje en un oculto lugar del que no quiero decir el nombre para no hacer publicidad. Totalmente recomendable, decoración rústica y acogedora. Recomiendo comer en su primera planta cerca de las ventanas. No se le puede pedir más para el broche final a este inolvidable sendero.

Un minivideo del día.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.