miércoles, 27 de enero de 2016

LAJA ALTA-ALTABACAR-CASA DE LA GREDERA-JATEADERO (JIMENA) 24 ENE 2016

Este sendero nos lleva a la Cueva de Laja Alta por el camino que nos conduce hasta el Cortijo de Altabacar desde el Cortijo El Barracón en las proximidades del Área Recreativa Los Acebuches, situada en la carretera de Jimena a Puerto de Galiz, allí podremos ver una serie de pinturas rupestres datadas entre los 2000 y 1000 años a.C. Una vez visitada la cueva, a la que accedimos por dos rutas diferentes, cruzamos la Garganta del Gamero pero en sentido ascendente, pasamos por el Cortijo de Altabacar II, circulamos por la Vereda del Gamero hasta la ladera del Cerro Patrico y el Boquete del Toro (campo a través), nuevamente nos incorporamos a una pista que nos lleva hasta la Casa de la Gredera, dónde nuevamente y sin sendero claro (bueno, el problema es que hay mil veredillas de cabras) ascendimos por una fuerte pendiente hasta las proximidades del pico del Jateadero, bajando paralelos a la garganta del arroyo del Jateadero en busca de la pista por la que iniciamos el recorrido.

La ruta de regreso es en algunos tramos bastante dificultosa y no está documentada en ningún blog (al menos yo no lo he encontrado) por lo que considero imprescindible el uso del gps con el track correspondiente, este es un recorrido largo y dónde los despistes son fáciles de sufrir debido, unas veces a la falta total de vereda, otras por las innumerables opciones, otras por lo cerrado del camino y otra como pudimos comprobar, por la falta de un camino abierto dónde el Topohispania decía que lo había, el caso es que de forma global considero esta ruta como difícil aunque los tramos de pista forestal (fáciles) alcancen algo más del 50% del recorrido total.
Dejamos el coche en: 36º27.978'N - 5º29.430'W
Distancia: 17,03 kilómetros.
Tiempo: 8 horas 21 minutos.
Dificultad: Tramos de pista: fácil. Tramos fuera de pista: Difícil. Global: Difícil.
Podéis descargaros el track clicando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=12073716
 
Aparcamos el coche a las puertas del cortijo del Barracón.

Los primeros trescientos cincuenta metros son de una cómoda bajada y nos llevará hasta el río Hozgarganta.

Lo cruzaremos por un recio pontón.

Las escasas lluvias caídas hacen que este río, habitualmente generoso de agua, fluya con bastante poco caudal.

Poco después nos encontraremos una cancela con candado y un cartel que prohibe el paso sin permiso, no hay que preocuparse, la prohibición se refiere a vehículos de cuatro ruedas, el paso a pie es libre y lo haremos por la angarilla que existe a su derecha.

La amplia pista y su comodidad nos hará pensar que será un trayecto de suma facilidad pero no es así, ya llegará lo interesante.

A nuestra derecha y semioculto por la vegetación podemos ver un abrevadero en desuso. WP FUENTE JATEADERO II.

Vamos subiendo y esto nos permite tener una primera vista de la Garganta del Gamero, uno de los dos caminos clásicos de regreso.

Pocos metros después y a nuestra izquierda encontramos un perezoso de turbias aguas.

Todo este tramo lo hacemos por un bonito alcornocal, salpicado como suele ser habitual por majestuosos quejigos.

Cerca del kilómetro dos nos saldremos de la cómoda pista, un desvío a nuestra izquierda nos llevará a un muro de escasa altura que debemos sobrepasar. El conjunto de eucaliptos del frente nos servirá de magnífica referencia del lugar de desvío.

La senda está perfectamente marcada.

Ese lugar marcado es la parte superior de la laja dónde se encuentra la cueva, aunque está situada a la izquierda y altura más baja.

Seguimos encontrando rastros etnoculturales, restos de un antiguo muro.


Por ahí enfrente la loma de El Helechar.

Un pequeño arroyo se nos cruza en el camino. WP ARROYO22.

Un afloración de piedras nos sirve de improvisado mirador. A nuestra derecha El Helechar, abajo la Garganta del Gamero. Al fondo izquierda y casi imperceptibles, el parque eólico de Casares (no confundir con el pueblo) y a su izquierda la Sierra de Utrera. WP MIRAD12.

Un corral en pleno uso nos indica que nos acercamos al cortijo de Altabacar. WP CORRALETA1.

Poco después una angarilla. WP ANG51.

Nos paramos un poco para ver estos corderitos saltar alegremente. ¡Si supieran que yo sólo veo chuletitas, no estarían tan contentos!

En la cartografía de Topohispania este lugar viene marcado como "Cortijo del Jateadero", pero el nombre de la finca no deja lugar a dudas. Se trata del Cortijo de Altabacar. Tiene una alambrada que debemos dejar a nuestra izquierda y seguir hacia el frente.

El día algo brumoso no nos deja tener mejor detalle de Sierra Bermeja (al fondo) y por delante Sierra Crestellina y Casares a la derecha.

Marcado el Castillo de Jimena, y el pueblo oculto tras el cerro.

Al principio os contaba que fuimos a la Cueva por dos caminos diferentes. Uno fácil y otro difícil. En el track tenéis ambos acercamientos, aquí os pongo las dos variantes para que podáis elegir.
La opción A es la difícil pero más bonita. Se trata de acceder a la cueva desde la parte baja de la laja, la cual dejaremos a nuestra derecha.

Aquí estamos a pie de laja y su imponente pared. Se trata de un lapiaz de arenista silícea

Una vista de la cueva entre las ramas de los árboles, justo tras ellos podremos ver una gran grieta en la piedra con mucha vegetación, sólo se trata de subir por ella como buenamente podamos.


La entrada de la cueva con un poco de zoom. En ella encontraremos una de las muestras más representativas de pinturas esquemáticas rupestres del conjunto conocido como Arte Sureño.

La opción B es la fácil, para ello no es necesario bajar hasta pies de la laja, basta con seguir el track a nuestra derecha y rodearla, se accede por la parte trasera y la bajada está muy escalonada y bien marcada con hitos por lo que llegaremos a ella sin ninguna dificultad. Eso sí, está más baja de lo que en un principio podríamos pensar.

La boca del abrigo está protegida por una reja bastante tosca pero efectiva, pero no supone ninguna dificultad para ver o fotografíar las pinturas. Es preferible esto a que los cafres sigan haciendo destrozos. En sus paredes, con trazos rojos y negros hechos con los dedos de las manos preferentemente, se siluetean figuras antropomorfas, cuadrúpedos, figuras geométricas, símbolos y una completa escena naval con ocho barcos, que probablemente sean las de menor antiguedad, realizadas entre los años 1000 y 700 aC.

La gran importancia de esta cueva se basa en la existencia de unas pinturas de barcos y situaciones navales que probablemente sean las representaciones más antiguas de barcos encontradas en arte rupestre. Las pinturas pertenecen a distintas épocas pero parece haber acuerdo en datarlas entre los 2000 años y 1000 aC., y son una prueba palpable del encuentro de culturas del interior del Mediterráneo y los pueblos del sur de la península.

 Figuras antropomorfas, símbolos y flechas.

El conocido como el Rey. Posiblemente representa al líder con armas en las manos.

Como no quiero cansaros con más extensas explicaciones de las pinturas, ya mil veces repetidas por otros sitios, y para que quién quiera ahondar en el tema, os recomiendo este trabajo que se sale un poco de las tesis convencionales:
EMBARCACIONES ÍBERAS EN LAJA ALTA.

Mi compañera de caminos empeñada en encontrar algún trazo no visto por nadie. Yo le digo que la cueva está estudiada concienzudamente por expertos y ya todo es conocido.

De pronto grita entusiasmada, ¡encontré una!, le contesto: ¡anda ya! y me señala la figura de la imagen siguiente, y efectivamente también creo que es una pintura y que no está catalogada, se trata de una figura antropomorfa con algún utensilio o apero en la mano y lo mejor de todo, no está dentro del abrigo, es por las inmediaciones.

 

Ya vamos pensando en que tenemos que ponernos en movimiento, nos queda la mayor parte del recorrido y por terrenos desconocidos pero antes damos un último vistazo al horizonte pero sigue sin aclarar, aún así podemos distinguir el Hacho de Gaucín, Sierras Bermeja y Crestellina y la población de Casares en su ladera.

Al frente el parque eólico, aunque ahora ya se distinguen los aerogeneradores. En el centro, el Castillo de Jimena.
 
 La salida de la cueva la hacemos por lo que fue la entrada en la opción B, la fácil.

En un principio el tramo es fácil y bonito, el inmenso alcornocal. Al fondo un muro por el que debemos pasar. 


Vamos a cruzar la Garganta del Gamero pero en sentido ascendente, el camino se complica, algunas partes de senda clara acaban en muros de vegetal infranqueables, esto está lleno de posibles caminos por lo que tenemos que prestar especial atención al gps.

Lo peor de todo es que Topohispania al que tanta fé le tengo, nos está marcando un camino por dónde no hay nada, tenemos que seguir al frente pero eso es imposible, esta parte es como un pequeño laberinto, entras en una posible vereda y algunas decenas de metros después el camino finaliza en un muro de lentisco y a veces zarzas entre matorrales.

Con algo de dificultad vamos consiguiendo progresar y veo con alegría un hito encima de un árbol, sin dudas se trata de un "arbolhito", al menos alguien también pasó por aquí, eso nos anima.

Poco a poco vamos cruzando la garganta, a tramos existen pasos abiertos aunque el suelo es totalmente pedregoso.

Parece que hemos conseguido una vereda algo más accesible, dejando la espesura a nuestra derecha. Una vaca nos mira anonadada como diciendo ¿dónde irán estos dos piraos?

Sin lugar a dudas hemos llegado a la parte baja de la garganta del Gamero, un fangal esconde unos hilillos de agua del arroyo del Gamero, no es su nacimiento pero estaremos muy cerca.

Nuevamente nos quedamos sin camino y sin paso, afortunadamente vemos una porción de tejado por encima de este cauce estacional, ahora seco pero embarrado y subimos por él con mucha precaución, demasiada piedra suelta y el terreno resbaladizo pueden provocar alguna torcedura que en este recóndito lugar sería un percance grave.

Con más esfuerzo del esperado salimos del pequeño cauce y llegamos a otro pequeño cortijo, el Topohispania lo llama Cortijo del Altabacar, aunque con esa denominación ya vimos que existía uno, tal vez pertenezca a la misma finca. WP CORTIJO ALTABACAR II.

En sus inmediaciones algunas corraletas y unas sombras magníficas para comer y descansar un poco. Durante unos centenares de metros iremos cómodos, un nuevo camino, se trata de la Cañada Real de Manilva. Algo es algo.

Retomado el camino y pasada dicha vereda volvemos a enfrentarnos a una fuerte subida de nuevo campo a través pero con monte bajo mucho más cerrado, iremos escasamente a un kilómetro por hora pero estamos atajando una vuelta bastante grande y ahorrándonos una buena distancia, cruzamos un nuevo murete, esta vez bien marcado en el mapa pero nos encontramos una alambrada cinegética que nos corta el paso, tras mirar la posibilidad de saltarla vemos unos metros más adelante una zona por la que se puede pasar. Nos tiramos al suelo cual sabandijas y pasamos por abajo, no nos importa mancharnos, un paso es un paso.

Tras caminar algo por la Vereda del Gamero (aunque son varias pistas las que confluyen unas con otras, creo que se llama así, pero no estoy seguro) llegamos a una especie de placita de toros protegida por una alambrada cuadrangular, debemos dejarla a nuestra izquierda y pasar por fuera, es un nuevo atajo, la placita es un tentadero. WP TENTADERO.


Rápidamente nos volvemos a encontrar con la pista, esta vez nos llevará hasta la casa de la Gredera. Aceleramos el paso para recuperar el tiempo perdido en los atajos (ya lo dice el refrán: No hay atajo sin trabajo), no queremos que se nos eche el ocaso lejos del coche. Aún así podemos disfrutar de buenas vistas.

El inconfundible pico del Montero, visible desde cualquier parte del "mundo". Evidentemente está bien situado.

El cansancio empieza a hacer mella. La llegada a la Casa de la Gredera nos dice que la pista se acaba y que de nuevo tenemos que ejercer de cabras montesas, tomamos un poco de aire y agua, y al lío.
Aunque escuchamos a un niño no conseguimos ver a nadie en la casa y no puedo preguntar de dónde le viene el nombre, no obstante, se conoce como "gredera" a los deslizamientos de tierras en las zonas de bujeo con cierta pendiente cuándo existen grandes cantidades de agua embebiendo los materiales arcillosos que producen coladas de barro o solifluxión, llegando a comportarse esa masa como un líquido que fluye de formas viscosa a modo de lava. Por otra parte la "greda" es una arcilla que se utiliza en alfarería aunque también con ese nombre se conoce una roca detrítica mixta compuesta de arena, arcilla y limo y para colmo, "greda" también es el nombre de las escorias volcánicas de entre 2 y 64 mm expulsadas por los volcanes y posteriormente enfriadas (lapilli o puzolana), de todos es conocida la greda volcánica utilizada normalmente en jardinería, así que como por allí no hay volcanes que yo sepa, parece lógico pensar en el que nombre a la casa le viene por estar probablemente en una zona con posibles deslizamientos, al menos arcilla y agua en cantidad existen y desniveles también.

Después de la disquisición sobre el lugar con el único motivo de descansar, tiramos nuevamente cuesta arriba, vamos camino de la cima del cerro del Jateadero, aquí no hay árboles, sólo herriza por lo que un día de calor tiene que ser horrible la subida. La casa está a 394 metros de altura y ahora estamos a 524  metros y seguimos subiendo, en algo menos de un kilómetro levantaremos más de 120 metros, así que apretón de cordones. WP ANG12.

Por el camino de bajada encontramos varias fuentes/abrevaderos que han sido debidamente catalogados. Aquí uno de ellos. A pesar de que no lo parece, este tramo también es duro, camino cerradísimo, zarzas, piedras sueltas, barro e inexistencia de camino ni claro ni espeso.


Llegamos arriba sin resuello y sólo me acuerdo de hacer una foto cuándo ya llevamos algo bajado.

Aunque esta imagen ya la hemos visto, aprovecho para una nueva foto ahora que está más despejado (mentira cochina, es para tomar aire).

Con el trabajo que nos costó subir y ahora llevamos bajado unos 250 metros de desnivel. Ufff.

Porca miseria, otra vez usando los bastones como machetes y pasando por pasadizos de cabras. Un nuevo cauce traicionero nos lleva a una parte que se presume más fácil. Con el track sin limpiar aquí ya llevábamos algo más de 16 kilómetros, una vez limpio y eliminadas todas esas vueltas que doy para ver y fotografiar cosas, se quedan en 14 kilómetros.

Un nuevo abrevadero, también catalogado este día. WP FUENTE DEL JATEADERO III.

Y otra más, esta vez en mejor estado, con agua y que ya se encontraba dentro del catálogo de Conoce tus fuentes. WP FUENTE DEL JATEADERO. La más bonita sin dudas.



A su lado una charca estacional con síntomas de mantener agua durante todo el año, al contrario que el perezoso del comienzo, su agua luce cristalina y saludable.

Damos un plegaria al cielo, por fin el grupo de eucaliptos que nos indica que hemos llegado al punto común del recorrido. Ya sólo nos quedan dos kilómetros y medio y prácticamente todo en bajada. Llegamos al coche con un margen de 10 minutos con la puesta de sol así que perfecto. Rendidos pero contentos, por el camino de vuelta ya vamos pensando dónde será la próxima.

Insisto en lo que dije al principio, este es un recorrido duro, si alguien se decide a hacerlo que no se llame a engaño, que las fotos me salen generalmente bien y todo se ve bonito. Para terminar el mini video desde la cueva.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.