domingo, 1 de noviembre de 2015

CIRCULAR AL PEÑÓN GRANDE DE GRAZALEMA (PRESILLAS, BOYAR, CHARCONES) 25 OCT 2015

El sendero comienza y termina en el aparcamiento del camping Tajo del Rodillo a las afueras de Grazalema. En primer lugar ascenderemos por la Cañada de Mahón dejando el Peñón Grande a nuestra derecha, camino del Puerto de las Presillas. Desde allí y al objeto de alargar un poco la ruta y tener algunas vistas del Valle del Tavizna nos desviaremos hacia el Valle de Los Naranjos, por el camino hacia del Dornajo hasta un punto alto que utilizaremos de mirador. Volviendo sobre nuestros pasos hasta el Puerto de las Presillas tomaremos el sendero hacia el Mirador del Puerto del Boyar, una vez visitado el mirador tomaremos el Camino de los Charcones que nos llevará al punto de salida. 
Dificultad moderada-baja. 
Dejamos el coche en: 36º45.568'N - 5º22.464'W
Distancia: 9,04 kilómetros. Recordad que intento dejar los tracks lo más limpios posible por lo que esta distancia es la mínima que haréis si lo seguís.

Podéis descargaros el track clicando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11232584
El coche se queda en el conocido aparcamiento del camping, a las afueras de Grazalema. El Peñón Grande nos recibe altivo.

Tras unos metros en contínua subida atravesaremos una puerta entrando en la Cañada de Mahón. Hasta el Puerto de las Presillas iremos en contínuo ascenso.

 A medio camino y dando una mirada atrás podremos ver el Peñón de la Asamblea.

A nuestra derecha y pasado el Peñón Grande aparece La Sierrecilla, su compañera inseparable.

El desnivel nos hará ir parando de vez en cuándo a tomar aire, aprovechamos para darle un vistazo a este era de trillo, elemento etnográfico de vital importancia y representativo de la labor agrícola que se realizaba en estas tierras hasta entrado el siglo XX.

Seguimos subiendo. A nuestras espaldas el Peñón de Asamblea ya queda casi oculto, pero para compensar ya tenemos a nuesta vista una importante cantidad de hitos, a nuestra izquierda el monte Prieto más bien el Cerro Coros el monte Prieto queda detrás, , algo más lejos Olvera y la Sierra del Tablón ya en Sevilla, el Peñón Gordo y tras él, el cerro Malaver que a su vez y en su falda protege a la población de Montecorto, a nuestra derecha Ronda La Vieja dónde se ubican las ruinas romanas de Acinipo.

Cuándo tengamos a la vista la Sierra del Endrinal los goterones de sudor ya serán nuestros amigos. Esas cimas son destinos obligados de cualquier senderista que se precie. El Simancón con sus 1556 metros de altura es el tercer pico más alto de la provincia de Cádiz y el Reloj con sus 1535 metros, el quinto más alto. En relación al Simancón comentar que hay controversia en que si es la segunda altura de la provincia como anuncian los carteles o la tercera ya que parece que queda en olvido el poco conocido y menos nombrado Pico del Cerezo o Mellizo en la Sierra del Pinar que con sus 1628 metros podría ocupar el segundo lugar.

Nos acercamos al Llano del Endrinal (oculto en la depresión).

El Llano del Endrinal, con pinos de repoblación y una gran corraleta reconstruida, es un lugar excepcional desde el punto de vista geológico y botánico. Un poljé clásico formado por la acumulación de los restos (barros coloraos) producidos por la descomposición de la roca caliza.

Estamos en el reino de lapiaz, la roca caliza erosionada por mil lluvias nos ofrecen un paisaje lunar casi desolado y a la vez sobrecogedor.

Nos salimos un poco del trazado clásico que nos llevaría al Puerto de las Presillas para poder dar una vuelta a esta inmensa corraleta pero rápidamente subimos para retomar el sendero oficial.

Retomada la ruta el sendero se muestra claro.

Estamos llegando al Puerto de las Presillas, a nuestra izquierda el Tajo Daleado pone coto a la Sierra del Endrinal.

Esta puerta nos dará paso al último tramo de la parte más dificultosa del sendero. WP PASO.

Una mirada atrás al valle por el que veninos progresando antes de perderlo de vista para el resto del sendero. Llevamos caminado algo más de tres kilómetros y ya estamos a una altura de 1256 metros, hemos levantado un desnivel de 330 metros desde la salida, lo que viene a ser una media de un 10 por ciento.

Venimos buscando el Pozo Pilar de Las Presillas, un elemento etnográfico vinculado al importante uso de la ganadería que se desarrolla en estas tierras desde el siglo XV. Este abrevadero moderno nos servirá de guía, desde aquí el Pozo no se ve pero basta seguir la manguera que lo alimenta para llegar a él.

Aunque no lo veamos está ahí, pocos metros más arriba.

En las inmediaciones también podremos ver este antiguo pozo de nieve o nevero. Los neveros eran lugares dónde durante el invierno se acumulaba de forma artesanal la nieve, que era prensada y protegida de forma que se aseguraba su existencia hasta bien entrado el calor. Esta reserva de nieve además de permitir la conservación de alimentos a los lugareños, era procesada y transportada a otras zonas que carecían de ella a lomos de las bestias y de noche, dando lugar a todo un negocio que desapareció con la difusión de los primeros frigoríficos.

El pozo pilar dispone de cinco pilas talladas en piedra y rodeada de una solería que daba estabilidad y salubridad al entorno.

Este pozo abastecía las necesidades de agua de la ganadería representando a su vez un importante elemento para una amplia variedad de fauna silvestre, principalmente anfibios y aves y contribuyendo de este modo a la rica biodiversidad del ecosistema.


Parte de la Sierra del Endrinal vista desde el pozo.

Culminamos el Puerto de las Presillas. Este sería el lugar dónde si siguiéramos el recorrido habitual giraríamos a la derecha en busca del Mirador del Puerto del Boyar, pero queremos hacer unas tomas del Valle del Tavizna así que seguimos hacia el frente en busca del camino que nos llevaría al Dornajo a través del Puerto de los Naranjos. 

Ahí tenemos el muro y la puerta citada.

Aunque tiene una variada vegetación, el lugar está dominado por las encinas y es conocido popularmente como el Valle de las Encinas.

Esta zona es coto de caza y lugar frecuentado por "escopeteros" en la época autorizada, así que no debemos descuidarnos.

Al fondo tenemos la zona que veníamos buscando.

A nuestra izquierda el pantano de Guadalcacín,

Por allí Coargazal y Las Jauletas.

Retomado el sendero hacia el mirador nos encontramos a nuestra derecha este sumidero.

A nuestro frente se nos aparece cual muro infranqueable la Sierra del Pinar, con el Torreón a nuestra izquierda y los míticos San Cristóbal y Monete. Fuera de imagen el desconocido pico Cerezo o del Mellizo (1600 mts) y segunda altura de la provincia, y el Pico del Águila (1500 mts)

A nuestra derecha, las laderas arboladas de la Sierra de las Cumbres.

Llevamos rato caminando por la Vereda de las Asperillas que nos llevará al Puerto del Boyar pero antes nos adentraremos en el Llano del Navazo y nos acercaremos a la alambrada que lo delimita al objeto de dar un vistazo al valle del Boyar. Al fondo se aprecia la delimitación (en verde).

Conforme accedemos al Llano del Navazo lo primero que encontramos es esta calera, lógicamente llamada Calera del Navazo. Antiguamente se usaba para obtener cal a través de la cocción a altas temperaturas de la piedra caliza. La cal tenía importantes usos e iban desde su uso en la construcción a la de la desinfectación de cuadras y aljibes.

Nos arrimamos a la linde del Llano del Navazo y obtenemos una vista espectacular, el Valle del Boyar en primer término y más lejanas, la Sierra del Albarracín y la Silla, el castillo de Tavizna, el monte Higuerón y ya en lontananza el Pantano de Guadalcacín y los Hurones, a nuestra derecha Bornos con su pantano.

Con un poco de zoom.

Nos aproximamos al Puerto del Boyar, pero antes nos desviamos un poco para conocer el nacimiento del río Guadalete.

Hemos parado a comer pero una oquedad en la pared rocosa llama mi atención y ¿quién se resiste a dar un vistazo? Es más grande de lo que un principio pueda parecer. WP ABRIGO.

Llegada al Puerto del Boyar que como es habitual tenía bastante animación.

En el mirador habremos estado mil veces, pero hay algo superior a nuestras fuerzas que nos impide pasar de largo sin rendirle visita. Lo mismo pero desde otro ángulo.

Un poco de zoom nos permite una vista más clara del Salto del Cabrero y la Sierra de la Sierra al fondo.

Al lado del merendero encontraremos esta fuente de agua fresca y potable.

Al lado de la fuente comienza lo que será el último tramo de nuestro recorrido. El sendero "Camino de los Charcones" que une el Puerto del Boyar con Grazalema y discurre paralelo al cauce del río Guadalete. Se llama así en referencia a los charcos a los queda reducido el río durante la época estival.

La Sierra de Las Cumbres quedará a nuestra izquierda.

Vadearemos el río en tres ocasiones a través de tres bonitos puentes de madera.

Los últimos metros los haremos por un paso peatonal en la parte izquierda de la carretera desde dónde tendremos una vista privilegiada del monumento al Sagrado Corazón, conocido populmente como "El Santo".

La última foto la sacamos desde el mirador existente a escasos metros del aparcamiento dónde dejamos el coche. La sierra es preciosa pero es ahora en otoño cuándo la paleta de colores alcanza lo sublime y para muestra un botón, una foto que seguro no nos cansaremos de mirar y con la que nos despedimos.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

2 comentarios:

  1. SALUDOS: BUENA RUTA Y UN BUEN REPORTAJE DE FOTOS BIEN ESPECIFICADAS QUE NOS HACES LLEGAR ASI NOS DA A CONOCER LAS MARAVILLAS QUE HAY EN EL P.N. SIERRA DE GRAZALEMA ....

    ResponderEliminar
  2. Hola Julio, me alegra que te guste. Gracias por tu visita. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.