sábado, 10 de octubre de 2015

CAMINO DE LA TEJA-CERRO DE LA CRUZ (SAN JOSÉ DEL VALLE) 7 OCT 2015

El camino de La Teja se sitúa en la parte más alta del San José del Valle y se inicia en la espalda del centro cultural "Iglesia Vieja" en la urbanización Fray Leopoldo de la Trinidad. Este sendero transcurre íntegramente en la sierra del Valle, muy cercano al Parque Natural de los Alcornocales con el que comparte fauna y flora, destacando como rasgo diferencial el extenso olivar que cubre parte del recorrido, pudiendo verse ejemplares con centenares de años. En el trayecto nos cruzaremos con la Fuente de la Teja, alimentada por un manantial de origen kárstico aunque en estas fechas seco. Saliendo del olivar y ya en claro ascenso accederemos a una cantera que parte en dos la sierra del Valle y pasado ésta, llegaremos al Cerro de la Cruz desde dónde disfrutaremos de bellas panorámicas.

Distancia: 7,41 kilómetros.
Tiempo: 4 horas 21 minutos, incluyendo paradas.
Dificultad: Fácil, salvo una subida de unos 500 metros dónde la pendiente es alta, no obstante, lo escalonado del tramo nos permitirá subirla con bastante facilidad.
Dejamos el coche en:36º 36.093'N - 5º 47.777'W

Podéis descargaros el track pinchando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11022971

Dejamos el coche en la barriada "Fray Leopoldo de la Trinidad", al lado del centro cívico "Iglesia Vieja".

Y subimos la calle lateral, al final a la izquierda comenza el sendero. Este camino discurre íntegramente por la Sierra del Valle.

La flecha negra indica el camino de ida, el círcular se cerrará en el mismo lugar, regresando por dónde indica la flecha roja.


Esta primera parte es muy cómoda y fresca, la abundante arboleda crea un ambiente de lo más agradable. Es el Camino de la Teja. El Camino de la Teja es un sendero lineal que finaliza en  la barriada de El Boquete, aunque nosotros nos desviaremos antes de su finalización ya que nuestra intención es hacer un circular pasando por el Cerro de la Cruz.

El camino más corto para llegar al Cerro de la Cruz (431 mts) está marcado con una flecha, esa piedra que indico nos saca del camino y nos dirige directamente hacia lo alto del cerro, nosotros ignoramos dicha marca y continuamos por el Camino de la Teja, tenemos interés en ver la Fuente de la Teja, así como un olivo en la margen izquierda del camino y de paso alargaremos un poco la distancia de este corto sendero.

Pronto empezamos a tener bonitas panorámicas. Todo este tramo dispone de abundantes papeleras y algunas mesas para descansar, y está muy bien protegido con una verja lateral que impedirá involuntarias caídas.

Pronto llegaremos a la Fuente de la Teja, esta fuente se alimenta de un manantial del acuífero kárstico de la Sierra del Valle, desgraciadamente en estas fechas no tiene agua.

Algunos restos de construcciones escoltan el camino.

La senda está perfectamente marca lo que unido a la valla lateral impedirá cualquier despiste.

Aquí está el olivo que buscábamos, por similitud con otros ejemplares vistos, este olivo debe tener un mínimo de 300 años, O lo que es lo mismo, ya existía cuándo reinaba Felipe V y se aprobaba la constitución de la Real Academia Española, o cuándo se inició la Guerra de Sucesión Española, aún no se había inventado el lápiz ni existía la escala Celsius, vió nacer a Goya y en Francia gobernaba Luis XIV, el Rey Sol o Carlos VI el Sacro Imperio Romano Germánico. ¿Cuántas historias podría contar?

Una vez visto el olivo retrocederemos un poco sobre nuestros pasos y nos internaremos en un extenso olivar.

Camino limpio aunque ya empezamos a subir.

Vamos buscando un paso en la alambrada que lo delimita, justo pasarla giraremos a la izquierda.

Nuevamente una senda muy bien marcada, la alambrada a nuestra izquierda nos servirá de guía.

Esta galería, al más clásico estilo "Alcornocales", nos dará paso a una zona de monte bajo, dónde el chaparro y el lentisco son los reyes.


Se acabó la sombrita, la falta de arbolado y el camino empinado hará que sudemos un poco. Sin lugar a dudas, este es el único tramo con algo de dificultad, pero es bastante escalonado por lo que el ascenso es muy llevadero.


Recién pasada la galería una mirada atrás nos permite ver nuestro destino, allí tras esas antenas está la cruz.


Como véis, esta ruta está muy bien marcada.

Nueva mirada atrás, este es el tramo más empinado, un canal abierto por el agua y multitud de piedras sueltas le dan algo de dificultad. Si en vez de ir subiendo lo bajásemos habría que tener mucho cuidado con los resbalones.

Ya en la parte alta el camino se estrecha y cierra, por contra, es mucho más llano.

Las antenas están más cerca, al fondo una parte del pantano de Guadalcacin. Pero antes de ir allí vamos a dirigirnos hacia la cantera.

 A nuestro frente el Cerro El Puntal (486 mts).

El día está muy brumoso por lo que apenas se distingue nada en la lejanía, aún así podemos ver o más bien adivinar algunas poblaciones cercanas.


La porción anterior, ampliada.

Hemos girado hacia la izquierda y seguimos paralelos a una alambrada que delimita el paso a la cantera, vamos a buscar vistas desde otros ángulos. La Sierra del Valle con un hachazo mortal. Entiendo que los materiales de construcción son necesarios para el avance del hombre, pero aún así, da pena ver el destrozo.

Afortunadamente no están trabajando, la zona aparece desierta aún así un cartel nos indica que el peligro puede ser serio.

Existen dos canteras, una en explotación y otra antigua, la antigua daba a la carretera y cualquiera podía apreciar como se destruía el monte, estoy seguro que esto tuvo que influir en la ubicación de esta nueva, una pequeña entrada lateral y la extracción se realiza en su parte central de forma que desde fuera no se puede apreciar el destrozo, prácticamente un 25% de la Sierra del Valle ya no existe, pero está hábilmente oculto, ya sabemos que "Ojos que no ven...."

La bruma persiste aún así se ve algo de la Sierra del Pinar y del Endrinal tras la Sierra de la Sal y la de Las Cabras, justo enmedio de ellas se encuentra la Garganta de Bogas, ya visitada el año pasado. A la derecha quedan los Llanos del Valle.

El depósito de agua de San José del Valle. Por detrás discurre la cañada real de Salinilla o Vega.
 

Otra vista de las antenas desde el Cerro de El Puntal.

En el horizonte, Arcos de la Frontera y más lejano Espera.

No queremos sufrir más, así que damos la espalda a la cantera ("Ojos que no ven...."), volvemos sobre nuestros pasos y ya directamente hacia la cruz.

Diferentes empresas de telefonía y televisión tienen aquí sus repetidores.

San José del Valle se nos aparece. Esta población perteneció a Jerez hasta 1995 en que se segregó.


 Y el monumento que da nombre al cerro, también.

En otra vida tuve que ser cabra montesa ¡mira que me gusta trepar!.


Esto está lleno de caminos y me gustaría hacerlos todos.

Descansados y repuestos comenzamos a volver. Esta vez lo haremos por la pista que sube a las antenas, zona sin demasiado interés.

Un último vistazo a San José antes de perder la vista de pájaro.

Por esta zona existe poco arbolado aunque destaca un elevado número de madroños que en esta fecha empiezan a tener sus frutos maduros.

La cantera vieja, es evidente que esta ubicación llamaba demasiado la atención.

Algo pegado a la pared me llama la atención, ¿será una sima? Está llena de grava por lo que no se puede apreciar ningún sumidero, no obstante bien podría serlo.

También existen algunas construcciones probablemente al servicio del personal de la cantera en sus tiempos de explotación.

¿Y esto? Sin lugar a dudas se trata de una antigua pista para bicicleta de montaña, por motivos que desconozco se preparó un circuito pero hoy día no parece ser utilizado. Impresiona el salto que debían dar los usuarios cuándo bajaban a toda velocidad. Adrenalina cien por cien. Más abajo veremos nuevas zonas preparadas para la bicicleta que nos confirmarán lo del circuito.

Nos llama la atención un trozo de mármol en el suelo, limpio un poco y aparece "....tus hijos no te olvidan", son los restos de una lápida, al lado otros restos, estamos en lo que en su momento fue el cementerio, tapo los restos de lápida y salimos de allí rápidamente, no queremos molestar a unos posibles inquilinos que sin lugar a dudas, ya no están, pero por si las flys.

Enseguida aparecemos en el lugar dónde se bifurcaba el sendero, pero en dirección contraria.

Ya en el coche no nos resistimos a dar un último vistazo al lugar que nos ha brindado un magnífico día. En el centro, la cantera vieja, la aberración actual no se ve pero corroe poco a poco el lugar.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros. 

4 comentarios:

  1. SALUDOS: BUENA RUTA ACOMPAÑADO DE UN BUEN REPORTAJE DE FOTOS QUE NOS HACES LLEGAR, ASI NOS DA A CONOCER PARTE DE LAS MARAVILLAS QUE TIENE ESTE BONITO PUEBLO DE SAN JOSÉ DEL VALLE ....

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que es bonito. Muchas gracias por su vista, Julio. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hablais de la barriada de Leopoldo, pero el nombre es FRAY ANTONIO DE LA TRINIDAD, que era el director de los Carmelitas Descalzos, que en 1695 fundó , junto al sitio donde aparcasteis, un convento dedicado a San José, que al estar cerca del Boquete dio nombre a la zona como SAN JOSE DEL VALLE.Así fue que dio nombre a esta población, que se fue creando después.

    ResponderEliminar
  4. Juan, gracias por la info. La reseña que hago está obtenida de un cartel informativo en las inmediaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.