lunes, 12 de enero de 2015

CERRO COROS-MONTE PRIETO (4 ENE 2015)

La salida se efectúa desde el aparcamiento del mirador del Puerto de las Palomas ubicado en la carretera de Grazalema a Zahara. Es relativamente corto por lo que lo alargaremos un poco haciendo una incursión al monte Prieto, coronaremos varias lomas que nos servirán de improvisados miradores del entorno, para continuar, ya sí, directamente al vértice geodésico del Cerro Coros. Tendremos desde un primer momento unas impresionantes vistas de las sierras del Pinar, Zafalgar, Líjar, pantano de Zahara, Sierras del Gastor, Líbar, Endrinal, de las Nieves o Sierra Nevada y otras menores. Probablemente sea una de las rutas más bonitas que podamos realizar. No podemos perdernos los impresionantes tajos y caídas que tiene el Cerro Coros hacia la zona de Los Castillejos y valles de Guadares y Gaidóvar, realmente espectaculares. Un recorrido relativamente fácil pero en el que hay que extremar las precauciones si nos acercamos a los cortados. Mención especial merece la colonia de buitres leonados que anidan en esta vertiente y que hará las delicias de todos con sus planeos muy muy cercanos. 
Dejamos el coche en: 36º47.263'N - 5º22.607'W (Aparcamiento del mirador del Puerto de las Palomas).
Dificultad: Baja.
Distancia: 6,15 kilómetros.
Tiempo: 4 horas 33 minutos con paradas incluidas.

Podéis descargaros el track, clicando en la siguiente imagen:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8648384
El parking se encuentra justo enfrente del mirador del Puerto de las Palomas, justo en el puerto de mismo nombre.

El aparcamiento visto desde el mirador que visitamos al finalizar el recorrido. Marcados por una flecha el recorrido proyectado. La ida la realizaremos por la vertiente izquierda, regresando por la derecha.

Prácticamente todo el recorrido lo haremos transitando por cornisas, lo que le da un atractivo especial.

La vereda está salpicada de pinsapos jóvenes.

A pesar de lo que pueda parecer el camino no reviste ningún peligro a poco cuidado que tengamos.

No hemos empezado a subir y ya podremos disfrutar de las vistas. La Sierra de Zafalgar se antoja cercana.

A su derecha y en la garganta del Bocaleones se encuentra la inigualable Garganta Verde, sendero inexcusable para cualquier senderista que se precie.

Con algo de zoom. El Cerro de la Cambronera presume de tener unas de las colonias de buitres leonados más importantes de Europa.

A su lado podremos ver Algodonales, la Sierra de Líjar y su Mogote, el Castillo y pantano de Zahara y algo más a la derecha la Sierra del Gastor con sus dos alturas representativas, el Lagarín y Las Grajas.

Detrás de la Sierra del Gastor vemos el Peñón de Algámitas, la Sierra del Tablón y entremedio el pueblo del Gastor.

Seguimos progresando por la vereda bien marcada y entrando en los dominios del Monte Prieto. Al frente podremos ver el Cerro Malaver y a sus pies la población de Montecorto, al fondo Ronda la Vieja dónde se ubican las ruinas romanas de Acinipo.


En las inmediaciones existen varias lomas y visitaremos varias de ellas al objeto de obtener diferentes vistas panorámicas de la zona.

El punto final de la incursión al Monte Prieto lo hacemos dónde marco, un promontorio que nos permitirá disfrutar de todo el Valle de Guadares y Gaidóvar, aunque desde el Cerro Coros estaremos más cerca.

Vistas de las estribaciones del Monte Prieto y mi compañera de caminos en la lejanía. ¿Buscando a Wally?

Regresamos por el mismo camino hasta encontrar el WP marcado como "Bifurcación" en dónde dando un giro de prácticamente 180 grados empezaremos una clara ascensión que nos llevará al Cerro Coros, no sin antes pasar por un par de lomas con marcas geodésicas y cuyas vistas, aunque ya repetidas, no nos cansamos de disfrutar.


Volvemos a progresar por cornisas, me encanta.

A la vista los reyes de la Sierra del Endrinal, El Reloj, el Simancón y el Corona de Yedrales. En la parte baja la Sierrecilla, también conocida como la Sierra Morena de Grazalema y más coloquialmente como la Cresta de Gallo.

Nos acercamos rápidamente a los tajos y el terreno adquiere una inclinación salvaje.

Nos impresiona ver tan cerca a los buitres, su planear majestuoso nos embelesa varios minutos.


 Un último vistazo atrás.

Y más cornisas ¿dije que me encantan?

Marcada la ruta que venimos haciendo.


Es difícil decantarse por la parte más interesante del recorrido, pero para mí es ésta. Ahora sí que son cornisas de verdad, por aquí es mejor no caerse. 

Un respiro en la subida viene bien, aprovechamos para dar una mirada atras.
 
 Si nos fijamos podremos ver incluso el Tajo de Ronda.

La vereda sigue bien marcada, allí al fondo tenemos nuestro objetivo, el Cerro Coros.

Es imposible no pararse cada minuto, allá por dónde miremos merece una foto. La vista de los estratos horizontales me entretiene un rato y la caida que tienen, no digamos.

Atrás dejamos el penúltimo cerro, esta pequeña cresta es deliciosa.

¿Y este tajo qué? incluso parece que en sus profundidades haya un río con agua. 

Abajo del todo el Valle de Gaidóvar. Al fondo la Sierra de Líbar y bastante tapada la del Endrinal.

En ésta, el Valle de Guadares

Ya tenemos a tiro de piedra el vértice geodésico, a partir de aquí cada uno sube como quiere, no existe vereda definida salvo la que rodea el cerro y que será la que utilicemos para bajar.

Da igual por dónde miremos, impresionante.

Con un poco de vista larga y el zoom claro, Sierra Nevada haciendo honor a su nombre.

Protegida por las Sierras del Endrinal y la del Pinar, Grazalema y el embalse del Fresnillo.

Bueno, la siguiente parada en el vértice geodésico.


 La foto de rigor.

El aparcamiento lo tenemos a unos escasos treinta minutos, así que como es temprano seguimos deleitándonos con las vistas.




Esa casita de allí abajo que en realidad es un aljibe moderno aunque sin pinta de funcionar nos marcará el camino de regreso.

De vuelta al aparcamiento cruzamos la carretera para asomarnos al mirador, aunque después de lo visto, se me antoja poco gratificante. El cartel lleva décadas con la altura equivocada, ¿alguien de la Junta de Andalucía se molestará en cambiarlo y poner la correcta? Por falta de trabajadores no será, justo en el aparcamiento coincidimos con una cuadrilla con "encargados" incluidos que supongo estarían descansando después de un duro día.

Por destacar algo desde el mirador, una imagen de la famosa "Aguja".

Y con esto y un bizcocho, a preparar la salida de la próxima semana que si el tiempo no se tuerce nos llevará a realizar un circular al Castillo de Aznalmara con visita incluída y rio Tavizna.

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.