martes, 20 de mayo de 2014

PUERTO DEL BOYAR-PUERTO DE LAS PRESILLAS-DORNAJO (18 MAYO 2014)

Este sendero discurre desde el Merendero del Puerto del Boyar hasta la Fuente de las Tres Pilas del Cortijo del Dornajo y aprovecharemos para subir por el canchal del Circo del Dornajo para inspeccionar las posibles vías y valorar la dificultad de un próximo sendero dónde utilizaremos esta ruta para acceder a la Charca Verde y posterior subida al Simancón. 
Dejamos el coche en: 36º45.283'N y 5º.23.648'W (Aparcamiento del Puerto del Boyar).
Recorrido asequible excepto el ascenso por el canchal del Circo del Dornajo dónde aumenta la dificultad por la pendiente y piedras sueltas. El regreso lo hicimos por el mismo camino.

Podéis descargaros la ruta, pinchando en la siguiente imagen:

El inicio del sendero lo realizamos a través de esta valla que nos encontraremos a la izquierda del merendero adentrándonos a través de la Vereda de las Asperillas.

Desde un primer momento ya nos encontraremos con claras pendientes, que a la postre podremos comprobar que son las mayores de toda la ruta, a excepción de la subida por el canchal del Circo del Dornajo.

A nuestras espaldas quedará la Sierra del Pinar, con el San Cristobal y el esbelto Monete como escolta.

Rápidamente tendremos a nuestra vista el Llano del Navazo que a pesar de las escasas lluvias nos sorprende con un verde primaveral.

Y en un lateral del mismo y a pie de sendero, su Calera.

Al frente el Corona de los Yedrales y el Tajo Daleado nos marcarán la ruta a seguir, que por otra parte no tiene pérdida por lo bien marcado del terreno.

La roca da un aspecto agreste y desolado al terreno. Esto es el reino del lapiaz.

Llegando al Puerto de las Presillas nos encontraremos unos carteles indicadores, pero ninguno de ellos nos sirve, debemos seguir adelante.

La vereda nos llevará directamente a un muro de piedra con una cancela, dando paso a un pequeño valle conocido entre los senderistas como Valle de las Encinas.

Nueva vista atrás para ver las caprichosas formaciones rocosas.

Si nos fijamos un poco podremos distinguir algunas señales pintadas en las piedras que nos indican el camino a seguir.

Volvemos a subir, a nuestras espaldas el muro de piedra se va perdiendo en la lejanía.

El aledaño Parque Natural de los Alcornocales como telón de fondo.

Algunas encinas y quejigos nos proporcionarán unas sombritas más que agradables.

Los efectos de la erosión son más que visibles.

El Tajo Daleado más cerca.


No me extraña que este lugar fuese elegido como lugar de asentamiento. Una explosión multicolor tiñe el Valle del Dornajo, en el que aún quedan numerosos muros y corraletas muestras de la importancia ganadera de este lugar.

El Cortijo del Dornajo todo un símbolo senderista desde antaño está viviendo sus últimos momentos, lo poco que queda en pie caerá pronto y sólo pervivirá en nuestros recuerdos y fotos.

La Fuente de las Tres Pilas nos servirá para refrescar nuestras botellas de agua, aunque dicen que el agua de esta fuente es potable y de gran calidad, una mala experiencia anterior nos lleva a extremar las medidas de prevención y sólo la usamos para refrescarnos un poco el cuerpo y enfriar nuestra agua.

El Quejigo del Dornajo se muestra impasible a través de los tiempos. Está catalogado como árbol singular de Andalucía y destaca por su desprotegido "nebari", producto de la erosión del terreno.
 

Vistas privilegiadas desde el cortijo. Este lugar enamora.

Por la zona existen varias bañeras/piletas para abrevadero del ganado.

En la lejanía el Simancón y El Reloj siempre vigilantes.

Un vistazo previo al canchal del Circo del Dornajo, a simple vista no parece excesivamente difícil, pero no nos engañemos, aquí vamos a sudar.

Y por aquí, imposible.

 Intentaremos explorar el paso existente a la izquierda y marcado con una flecha.

La otra ruta posible queda a la derecha y pasa justo al lado del árbol a la izquierda de la imagen y nos llevaría a una portezuela existente en la línea de alambrado.

Vamos "parriba".

El paso está más lejos de lo que pensábamos.

Con bastante trabajo y precaución llegamos a él y compruebo que es viable para nosotros.

Mi compañera de caminos dice que para qué va a subir si tenemos previsto dar media vuelta aquí.

Aunque mirando la posible ruta, se antoja difícil difícil aunque bonita con ganas. Aparentemente la Sierra del Endrinal se yergue inexpugnable protegida por ese muro calizo.

Bueno, con la misión cumplida damos un último vistazo y nos vamos para abajo, es hora de comer.

Un saludo al mundo. Volvemos a las inmediaciones de la fuente de las Tres Pilas dónde haremos el avituallamiento.


Aunque no lo tenemos previsto, por ese valle de enfrente tenemos una ruta alternativa de regreso por si no queremos repetir el camino.

Repuestas las fuerzas y como vamos sobrados de tiempo aprovechamos para deleitarnos con el entorno.







Mientras otra se dedica a reposar la comida.

Ya solo nos queda regresar y seguir disfrutando de las vistas.



El Monete con sus 1.469 metros nos vigila atento. Tiene más altura de la que parece.


Ya sólo nos queda volver al coche dando por finalizada esta  gratificante salida. Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible o dónde la pequeña Langeii desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita.