miércoles, 29 de enero de 2014

TRAVESÍA DEL PICACHO AL ALJIBE (ALCALÁ DE LOS GAZULES) - 26 ENE 2014

Este es un sendero circular de algo más de 12 kilómetros, ubicado en el Parque Natural de Los Alcornocales, de dificultad media que en condiciones meteorológicas no óptimas (viento, frío o calor) puede ser media-alta. Tardamos sobre unas siete horas con muchas paradas incluídas. El inicio del sendero lo hacemos por el mismo camino de ascensión al Picacho y una vez finalizado el puerto de Las Calabazas tomaremos el sendero señalizado en dirección al Aljibe haciendo el regreso por la pista forestal que une la cima con el refugio del Picacho.
Salida desde el área recreativa El Picacho. Carretera A-2304 de Alcalá de los Gazules a Ubrique. Dejamos el coche en 36º31.326'N y 5º39.018'W.
Distancia: 12,30 kms.
Tiempo: 7 horas.

Puedes descargarte nuestro track clicando en la siguiente imagen:

El inicio del sendero lo tenemos justo enfrente del aparcamiento.
La primera parte del recorrido es común a la subida del Picacho, podéis ver más fotos y detalles en esta entrada anterior: Subida al Picacho.


Tras un corto repecho nos encontramos la Laguna del Picacho también conocida como Laguna del Ingeniero.

Desde un primer momento nos hallamos inmersos en un bosque donde reinan los alcornoques, quejigos, laureles, adelfas, acebos o el exuberante y prehistórico ojaranzo (Rhododendron ponticum subespecie baeticum). Un puente de madera nos facilitará atravesar el arroyo de La Cierva.

Aunque abajo está soleado a media altura vemos numerosas nubes bajas, lo que presagia que la niebla será nuestra compañera durante bastante parte del recorrido. El Picacho se muestra semioculto.

Esta escalera de madera desemboca en el carril bici (asfaltado) de Picacho-Peguera, el cual será parte de nuestra ruta de regreso.

Justo a la derecha encontramos el carril bici. La circulación de vehículos está prohibida.

 Sin más demora vamos ganando altura.

Como nos temíamos. poco a poco la niebla se va cerrando, deseamos no perdernos las maravillosas vistas que a partir de aquí podremos ir viendo.

En el puerto de Las Calabazas nos encontramos este cartel que nos indica el camino. En este punto la niebla está totalmente espesa, la humedad y el viento existente nos obliga a abrigarnos todo lo posible.

Retomo unas fotos de salidas anteriores para indicar el camino que en estos momentos está totalmente oculto por la niebla. Por allí lejos está nuestro destino. Por esa cresta de la izquierda haremos parte del camino.

Aquí marcada la ruta de ascenso, deberemos pasar justo por medio de esa falla lejana.

Llegando a la falla la niebla ya nos impide ver más allá de quince o veinte metros, aunque no conocemos el camino por las referencias que tenemos no hay lugar a dudas.

Debemos recorrer sobre medio kilómetro y nos encontraremos con un muro de piedra seca que ya será nuestro guía hasta prácticamente la cima. Este muro separa las provincias de Málaga y Cádiz.

Por aquí abunda el monte bajo y unos raquíticos alcornoques que sin dudas se ven afectados por la climatología de esta zona tan expuesta.

Para llegar a la cumbre debemos atravesar cuatro portillas, pero no nos confundamos, esta primera de la imagen debemos ignorarla, parece estar en desuso ya que la vegetación así como la inexistencia de senda hacia ella nos hace pensar en su inutilidad al menos para nosotros.

El sendero está perfectamente marcado y nos dirige directamente a la primera portilla. La niebla poco en poco abre algo, pero nos impide "mirar lejos".

 Vamos ganando altura y dejando la niebla abajo. Qué alegría ver algo de sol.

 Una segunda portilla nos dice que estamos cerca, y lo mejor aún, la niebla sigue quedándose abajo.

 La tercera portilla nos abre el tramo final, al menos tendremos algo de suerte, casi todo despejado.

Rápidamente salimos de la senda y nos incorporamos a la pista forestal que conduce directamente a la cima.

Esta cancela nos abre el paso definitivo a la cumbre, ese pedruzco que vemos es dónde se encuentra la Pilita de la Reina, una tumba antropomorfa motivo de alguna leyenda poco creible.

Por encima de las nubes nos sentimos pájaros.

 Marco dónde se encuentra la Pilita, hay que trepar un poco.


Aunque el vértice geodésico se encuentra en otra formación rocosa cercana, este es el lugar más alto del Parque Natural de Los Alcornocales. El gps marca 1.095 metros aunque será algo menos ya que estos chismes no son demasiado exactos en lo que a alturas se refiere.

Con las fotos de rigor tomadas, nos vamos al pico oficial. Otra cima coronada, el Aljibe con sus 1.092 metros.

Aquí también acaba el sendero que procede del área recreativa de La Sauceda.

La niebla y algunas nubes nos impiden ver en todas las direcciones, pero la parte de Málaga está despejada. El viento se ha calmado totalmente y la niebla se para.

La Sierra de los Pinos en el horizonte, montes de Cortes de la Frontera y más cercano el Peñón de la Motilla.

El Torrecilla con sus 1.919 metros en la Sierra de las Nieves, es "oficialmente" el pico más alto de la provincia de Málaga. A la izquierda la roca dónde se encuentra la Pilita de la Reina y el muro de piedra que corta toda la crestería.

Hacia la izquierda podemos distinguir los Reales de Sierra Bermeja y Sierra Crestellina.

Hacia la derecha deberíamos ver el mar.

Y por allí Jerez de la Frontera.

Se acabó la tranquilidad, el viento empieza a soplar sensiblemente las nubes ayudadas por el calor de mediodía se elevan. Es hora de iniciar el regreso.

Lo haremos por una pista forestal que descenderá paralela a la Garganta de Puerto Oscuro.

Las Tres Marías nos vigilan el camino.

La imagen del Picacho nos acompañará prácticamente durante el resto del camino, si doña niebla lo permite, claro.

Hace fresco, nos felicitamos por cargar con los guantes.

Sin previo aviso nos adentramos en la Garganta dónde las recientes lluvías han dado vida a unas bellas cascadas.

Esta zona umbría permite un derroche de piedras tapizadas por musgos en toda la tonalidad de verdes.

La niebla ha subido por lo que aquí abajo ya luce casi despejado, el sol tamizado da un aspecto irreal al Picacho.

 La pista forestal finaliza a escasos metros de este refugio. Lástima que esto se nos acaba.

 Enfrente del refugio tenemos esta fuente de rica y fresca agua.

 Un remanso de agua del arroyo de La Cierva.

Antes de tomar la carretera asfaltada y rehacer nuestros pasos por el tramo inicial, nos desvíamos a la izquierda para dar un último vistazo al Picacho y su reflejo en la laguna. (Otra laguna, que aunque nadie lo dice son dos las lagunas existentes). Hoy ha sido un día afortunado, la calidad de la luz del atardecer y las rayos de sol filtrados por las nubes nos permiten disfrutar de esta mole al máximo de su belleza.

Cansados pero felices acabamos el camino.

No sin antes dar un último vistazo al señor de las alturas y su laguna, ojo esta es la primera laguna. No es el monte más alto, pero sin dudas el más bonito y con la luz de este atardecer me ha cautivado ¿Se nota lo mucho que me gusta?

Y ya sabéis, búscanos dónde haya un sendero, una montaña, un árbol, dónde un humilde musgo espere paciente el deshielo, búscanos dónde el buitre leonado se siente invencible, o dónde la pequeña Langeii  desparrame su perfume, búscanos y si nos encuentras, será un placer saludaros.